De derecha-izquierda, debates presidenciales y candidatos

En tiempos de elecciones la dualidad del espectro político-ideológico se difumina, desaparece. Nadie quiere ser tildado (…) de derecha o izquierda.

En tiempos de elecciones la dualidad del espectro político-ideológico se difumina, desaparece. Nadie quiere ser tildado como alguien de derecha o izquierda. Todos son, ideológicamente, de centro. Pero en política el centro no es una posición ideológica, sino una posición estratégica. ¿Cómo saber, entonces, en qué lado late el corazón de un político candidato? No mediante en lo que promete hacer, sino en cómo pretende hacerlo. Tanto Carlos Marx como los más representativos ideólogos del liberalismo tenían como objetivo supremo hacer del hombre un ser libre. He ahí la coincidencia. La desavenencia estaba en el “cómo” hacerlo libre.

Los debates presidenciales que no están diseñados para exponer el “cómo” son inútiles, intrascendentes, fútiles. En este tipo de eventos se debe hablar de cómo piensan hacer realidad sus promesas, no repetir (y aumentar) lo que ya han ofrecido (¿y engañado?) a los votantes (forzados, en el caso de países con voto obligatorio). ¡Qué fácil es ser candidato en las democracias débiles y mediáticas de hoy! Para obtener el máximo poder en una sociedad no se requiere ciencia (que nos ayuda a transformar una realidad), sino técnica (saber usar la retórica para convencer al ciudadano y obtener su voto). El que domina el verbo, domina el mundo.

Disfracémonos de candidato presidencial por un momento, y empecemos con la típica introducción (el deseo compartido): “Compatriotas, vengo a decirles que ha llegado el momento del cambio, de la transformación, de dejar la pobreza y convertirnos en un gran país, con oportunidades para todos”. Ahora, el momento de tocar el lado sensible del votante y hacerlo sentir primordial para uno (empieza la mentira): “Ustedes son lo más importante de esta gran nación, ¡ustedes mujeres que con su trabajo fuera y dentro del hogar son el soporte de este país!  ¡Ustedes jóvenes, que con su ímpetu y ganas por salir adelante me inspiran y empujan a luchar por una sociedad más grande! ¡Ustedes…” De aquí en adelante podemos agregar el segmento poblacional que se desee, si vota, hay que hacerlo. Si a los populistas les faltara electores, y si pudieran urdirlo, ampliarían el voto a las mascotas “¡porque ellos también viven en este país!”

Luego llega el momento de la identificación, la mentira se personaliza, el Yo cambia, entra en metamorfosis según el público, según la región donde se esté, pues si algo no tienen bien estructurado muchos de los políticos es el Yo: “Yo también fui pobre como ustedes, me crié en un hogar con carencias, pero nunca me rendí, trabajé duro para salir adelante y ser alguien en la vida”. Luego el Yo puede transformarse en un hombre de campo, en un obrero, en uno de la selva, y quizá en un astronauta si existieran habitantes permanentes más allá de la atmósfera.

Seguidamente el cenit del discurso de la falsedad, las promesas: “Combatiré la pobreza y el hambre, creando millones de empleos dignos y bien remunerados. Mejoraré la educación aumentando el sueldo a los profesores y construyendo miles de escuelas. La salud será para todos, pues edificaré cientos de hospitales y todos tendrán un seguro de salud de calidad. La inclusión social será mi prioridad, porque los pobres deben integrarse al desarrollo nacional. Para ello, pondremos énfasis en los programas sociales, llegaremos al último rincón del país, ¡porque yo fui pobre y sé lo que se padece en la pobreza!”

Mientras más necesidades, más promesas y más mentiras, pues las tres son directamente proporcionales. Las promesas son tan generales, que se confunden con el deseo general, con “el deseo común”, parafraseando la expresión “el bien común” ¿Pero qué definen realmente ambos constructos? En un mundo donde cada vez hay menos consenso y más diversidad de pensamiento, cada vez se hace menos aprehensible y compartible lo que se entiende por “bien común”. Así, cuando los políticos hablan del bien común pocos los entienden. Por ello, cuando obtienen el poder y formulan sus políticas, estas no obtienen la aprobación y legitimación, pues las personas no las consideran producto de un “consenso”, de un “pacto social”, sino que las ven como una imposición. He ahí una de las raíces de la crisis de la democracia. La diversidad de las fuentes de información y la velocidad vertiginosa con la que se construye nuevo conocimiento, crean una multiplicidad de creencias, ideas, cosmovisiones, convicciones, cada una de duración tan corta que convierte las “verdades” de hoy (desde las políticas hasta las espirituales) en falsedades del mañana.

Y podemos cerrar el discurso del político candidato con un mensaje esperanzador-apocalíptico-fundacional: “Pero todo esto cambiará. La luz del desarrollo está cerca, el fin de la pobreza se aproxima. No más engaño, no más robo al pueblo. Con su apoyo cambiaremos este país, solos no podemos, lo haremos con ustedes. No dejaremos que las fuerzas que siempre nos han gobernado lo sigan haciendo, pues si lo permitimos llegará el fin, la pobreza se ahondará y la injusticia pulverizará nuestras esperanzas. ¡¿Dejaremos que eso suceda?! ¡¿Permitiremos que sigan actuando impunemente?! ¡No! ¡Pues hoy declararemos nuestro nuevo día de la independencia! ¡Desde hoy forjaremos al nuevo hombre del mañana!”

Cuando un político tiene el complejo adámico, cuando cree ser el iluminado, el único que experimentó la epifanía proveedora del conocimiento verdadero y último, los ciudadanos deben ponerse alertas. Aquel político que pretenda interpretarnos la “verdad” y sobre ello construir “la verdadera sociedad”, lo único que hará es coartar libertades individuales diluyéndolas en supuestos derechos colectivos. No existe tal “arquitecto social” bondadoso, pues el político candidato de hoy que pretende diseñar una sociedad desde el poder por sí solo, dejando de lado la capacidad de los individuos para construir su destino y entorno, no es más que el autócrata y déspota del mañana.

 

Beltrán Gómez Híjar

Beltrán Gómez Híjar

Vicepresidente del Instituto Político para la Libertad Perú Licenciado en Ciencia Política y magíster en Administración y Gerencia Social por la UNFV. Graduado con honores, su vida ha transcurrido desde entonces entre los ámbitos académico, como docente universitario e investigador, y el político a través de la incidencia política por medio de asociaciones sin fines de lucro, tanto a nivel nacional como internacional.  Con estudios de posgrado en la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y en la Universidad de Buenos Aires (Argentina), ha sido además becario de diversas instituciones internacionales que lo han llevado a realizar estudios en diversos países como Estados Unidos, Alemania, Hungría, entre otros. En el ámbito laboral, su experiencia en la formulación e implementación de proyectos tanto en la administración pública y en el mundo empresarial privado le ha permitido tener una visión más amplia acerca de la realidad nacional y de cuáles son los puntos débiles que deben ser atacados para mejorar la función estatal. Como fundador y vicepresidente del Instituto Político para la Libertad Perú (IPL-Perú) sus acciones se dirigen a difundir y trabajar para el establecimiento de los principios de la filosofía de la libertad en el Perú y Latinoamérica, así como promover la formulación de propuestas para el desarrollo del país y la región. Para ello, dicta conferencias, dirige talleres y escribe artículos para diversas instituciones y medios tanto del Perú como del extranjero.

Loading Facebook Comments ...

6 comments

  • mito lagos dice:

    Para JUAN CARLOS TAFUR ya Humala está en el "centro",Toledo también encarnaba el "centro". ¿Qué es esta moda de estar en el "centro"? ES EL ESPACIO QUE LOS SEUDOLIBERALES LE DAN A SU MESCOLANSA IDEOLÓGICA POLÍTICA DE VIVIR DEL MERCADO PERO A SU VEZ RENEGAR DE EL. Lo peor es que se "quejan" del mercado junto a los que toda su vida han odiado al mercado:los COMUNISTAS. Si eso es el "centro" que todos quieren ¿por qué tu TOLEDO "centrista" no gano las elecciones TAFUR?

  • Raul C dice:

    Muy, cierto. Lamentablemente los candidatos de hoy han visto en la politica un negocio, y no demuestran realmente su interes por contribuir a mejorar el pais, queda en nosotros elegir el mas idoneo.

    Saludos

  • Hugh Humphery Ferrer dice:

    FELICITO A LOS PADRES QUE ENGENDRARON A TAL CLASE DE HIJO Y AL HIJO QUE SUPO APROVECHAR LA ENSEÑANZAS Y EJEMPLO DE SUS PADRES. EN CUANTO AL ARICULO ES DIGNO DE SU PUBLICACION Y LECTURA PORQUE EXPRESA EL SENTIR DE UNA NUEVA CORRIENTE SOCIAL BASADA EN HECHOS Y UNA CARTILLA ELCTORAL QUE TODOS DEBERIAMOS APRENDERNOS ANTES DE EMITIR NUESTRO VOTO EN CUALQUIER ACTO ELECTORAL.

  • FABIAN dice:

    considero que la denominacion derecha e izquierda se desvanecion con el gobierno de fujimory al cual lo llamo "el periodo dela desideologizacion" momento en la cual predicaban la no existencia de la dercha e izquierda. en este periodo tambien a la izquierda se le marginaba y se le relacionava con los grupos terroristas de sl y mrta. toda las elocuentes discursos que estan en tu colomna se refieren al tradicional spoker de los lideres politicos que tratan de convencer con los medios necesarios para que les puedan apoyar. asi lograr el poder y controlar a su manera el estado. habra otro momento de discutir temas diversos. FABIAN RAMIREZ

  • christian dice:

    Muy bueno el artículo. Pero igual, elegir a un gobernante idóneo, en nuestro contexto, es lo más difícil que puede haber.

  • stefanny pamela nava dice:

    en nuestra sociedad conformista y mesquina vemos que muchos de las personas que adquieren el poder solo lo hacen con fines de lucro y con propositos para alimentar mas su economia por eso debemos de tener un voto consiente en estas ultims elecciones ,ver nuevas propuestas y no dejarnos engañar con las mentiras que estan acostumbrados los politicos tradicioales …

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *