Home Artículos “Política para liberar, no para someter”, por María Oropeza
“Política para liberar, no para someter”, por María Oropeza

“Política para liberar, no para someter”, por María Oropeza

5
0

Les compartimos el artículo de la participante venezolana María Oropeza de la IX edición de la Universidad de la Libertad (UDL), que se llevó a cabo en Caracas, Venezuela.

María reflexiona sobre cómo, a pesar de que los jóvenes venezolanos no han vivido un gobierno que respete la democracia y las libertades intrínsecas del ser humano, luchan por estos valores y principios.

Política para liberar, no para someter.

El socialismo, entre tantas cosas, entra por el populismo y se mantiene por la viveza criolla. Sustituir las vías honestas por las vías deshonestas y corruptas, pero además asumirlo como parte de la cotidianidad y justificarlo con la mal llamada “viveza criolla”, ha sido una de las tantas muletas que han sostenido al socialismo durante todo este tiempo.

En 1992, a través de las armas, sangre y violencia, Hugo Chávez intentaba someternos a su “revolución”, pero en 1998  lo logra a través de la vía electoral. Con su venta de “Socialismo del Siglo XXI” –como si el problema fuese el tiempo y no el sistema-, nos trajo hoy a unas de las peores crisis política, económica y social de nuestra historia venezolana. Pero, ¿cómo entonces nace este liderazgo juvenil en Venezuela, luchador y amante de la libertad, cuando si ni siquiera la ha conocido, y mucho menos vivido?

Pertenezco a la generación que no ha vivido otro gobierno que no haya sido este, porque, aunque se haya cambiado de persona, el sistema sigue siendo el mismo.  Esto es suficiente demostración de que la libertad no solo es un derecho inherente del individuo, sino que indudablemente es un valor intrínseco del ser humano.

Entender que mientras más nos involucremos en la política, menos propensos somos a ser tratados como borregos. Quizás ha sido este uno de los mayores impactos del liderazgo venezolano en América Latina y el Caribe, el simple hecho de decidir rebelarnos contra la dictadura y luchar por la conquista de la democracia y la libertad, aun cuando no la hemos conocido, ni siquiera vivido, pero sobre todo, luchar por el rescate de valores y principios, sin quebrantar los nuestros.

Existe una frase de una canción, bastante reconocida por los venezolanos, que dice lo siguiente: “Si algún día tengo que naufragar y el tifón rompe mis venas, enterrad mi cuerpo cerca del mar, en Venezuela”. Lo irónico es que los autores de esta canción llamada “Venezuela”, eran españoles, no eran venezolanos; pero además la escribieron sin ni siquiera conocerla, y luego que vinieron se dieron cuenta de que cada letra quedaba corta para describir lo bonita que es Venezuela, y con esto dejo dos reflexiones:

Primero, agradecer a nuestros amigos de América y el Caribe por el apoyo, acompañamiento y recibimiento a nuestros conciudadanos inmigrantes y exiliados; pero, además, por alzar sus voces de protesta contra la dictadura que vivimos, y por supuesto, por luchar a favor de la libertad.

Segundo, nuestro país, a pesar de tantos problemas, es premiado con recursos naturales y bellos paisajes, pero su mayor belleza y riqueza, se encuentra en su recurso humano, mis conciudadanos, personas trabajadoras, nobles y talentosas.

Los venezolanos hemos gritado cuando nos han pedido callar, hemos corrido cuando nos han pedido caminar, hemos sonreído cuando nos han pedido llorar, hemos estado de frente y sin miedo contra los totalitarios. Hemos hecho lo que nuestros valores libertarios y republicanos han demandado en defensa de nuestra Venezuela, por eso no tengo dudas que muy pronto lograremos su liberación, porque yo creo en esto, yo creo en la Venezuela decente y en su gente; yo creo en la responsabilidad política para liberar, no para someter.

(5)

Loading Facebook Comments ...

DEJE SU COMENTARIO

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *