Home Artículos Perú: El decreto legislativo que protege a las personas LGBT no debe ser derogado
Perú: El decreto legislativo que protege a las personas LGBT no debe ser derogado
0

Perú: El decreto legislativo que protege a las personas LGBT no debe ser derogado

18
0

¿ESTÁ EL DECRETO LEGISLATIVO 1323 EXCEDIENDO LAS FACULTADES?

 Por Aura Arbulú

 

Una persona que trabajaba como promotora de salud informando sobre la importancia del uso de preservativos y la prevención de ETS fue brutalmente atacada una tarde cualquiera. La persona pidió auxilio, había visto un patrullero de la policía cerca. No obstante, la ayuda le fue denegada, pensó que iba a morir, pero no lo hizo; aunque, las secuelas se podían observar en los más de 100 puntos en su cuerpo. ¿La razón del crimen y de la negligencia estatal? La persona era una mujer trans.

Es ante estas situaciones, donde la vida e integridad de las personas corre peligro y existe un sistema social que da la espalda que el Ejecutivo en el marco de las facultades otorgadas por el Congreso emitió el Decreto Legislativo 1323.

Este DL modificó una serie de artículos, entre ellos el 46 y el 323 del Código Penal, en los cuales se incluyen como categorías protegidas a la orientación sexual, identidad de género, religión, entre otros.

Algún sector de la sociedad alega que el incluir tales categorías habría excedido las facultades que el Congreso otorgó y por lo tanto, el DL debe ser derogado. Pero, esto no es verdad.

Es importante resaltar que, si bien el Congreso retiene el poder para derogar cualquier norma producida por el Ejecutivo solo puede hacerlo si esta no cumple con dos requisitos: a) que los decretos sean constitucionales y b) que estén comprendidos dentro de la ley de otorgamiento de facultades.

La ley que delegó facultades al Ejecutivo (30506) le autorizó a realizar modificaciones en el código penal en materia de seguridad ciudadana, violencia de género (y otras). Ante esto, el gobierno modificó el 46.2 d) del código penal, cuyo texto original se limitaba a establecer que es un agravante del delito de discriminación el ejecutarlo “bajo móviles de intolerancia o discriminación de cualquier índole”. Así, la modificatoria solo establece algunas nuevas categorías protegidas, como la religión, la edad, la orientación sexual y la identidad de género.

Es así que, tanto la norma habilitante -mediante la cual se crea el artículo 46.2 d)- (que era una norma sobre seguridad ciudadana) y el DL 1323 no se inmutan en si las categorías que protegen son controversiales o no, sino en que los crímenes de odio inciden sobre la seguridad de sus víctimas. Ello, claro está, independientemente de la categoría a la que pertenezcan (homosexuales, transexuales, religiosos, ateos, etc.). La legislación de seguridad ciudadana simplemente debe protegerlos de sus agresores.

Además, tanto la orientación sexual como la identidad de género son categorías que ya se encuentran recogidas en el derecho constitucional peruano. El código Procesal Constitucional establece a la orientación sexual como una categoría protegida por lo proceso de amparo (artículo 37). Y recientemente, el Tribunal Constitucional hizo mención a la identidad de género como una categoría protegida enmarcada en el derecho a la identidad (caso Romero Saldarriaga). Lo mismo sucede con numerosas ordenanzas distritales, provinciales y regionales contra la discriminación en todo el país.

A nivel internacional, la innovación del D. Leg. 1323 va en la línea de numerosas resoluciones y decisiones de Comités y Órganos de la OEA y la ONU. En el mismo sentido, países como Chile con el caso de Daniel Zamudio, Colombia con el de Sergio Urrego y Estados Unidos con el caso de Matthew Shepard, así como muchos más, han tomado conciencia de la importancia de proteger la seguridad de las personas teniendo en cuenta que existen móviles como el odio en los crímenes.

Como se puede apreciar, el DL 1323 cumple con los dos requisitos establecidos por el Reglamento del Congreso, por lo que el futuro sobre este no debería ser tan problemático y nuestros legisladores deberían revisar las agravantes en códigos penales de la región como Chile, Argentina, Colombia, para no volver a retroceder.

Obtenido originalmente de sinetiquetas.org

(18)

Loading Facebook Comments ...

DEJE SU COMENTARIO

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *