judge gavel and money on brown wooden table concept

PERÚ, LA ALIANZA DEL PACÍFICO Y LA ALBA EN EL “ÍNDICE DE CALIDAD INSTITUCIONAL 2018”: LA LIBERTAD OTRA VEZ VENCE AL SOCIALISMO

Ha sido publicado “El Índice de Calidad Institucional 2018”, elaborado por el profesor argentino Martín Krauze, con el apoyo de la RELIAL y la fundación alemana Friedrich Naumann, el cual evalúa, comparativamente, la calidad de las instituciones entre los diversos países del mundo. Esto es importante tomar en consideración cuando reflexionamos acerca del “qué hacer” para conducir hacia el desarrollo a nuestros países, pues como dicen Acemoglu y Robinson: “El éxito económico de los países difiere debido a las diferencias entre sus instituciones, a las reglas que influyen en cómo funciona la economía y a los incentivos que motivan a las personas”.

Empecemos pues, a revisar el índice. El primer país del continente americano que aparece entre los mejores ubicados respecto a su calidad institucional es Estados Unidos de América, ocupando el puesto 12. El latinoamericano mejor ubicado es Chile, que se encuentra en la posición 25.

Entre los peores ubicados, a nivel mundial están: la República Democrática de Corea (último lugar, ubicado en el puesto 191), Venezuela (183) y Cuba (171). La característica común de estos tres: sus gobiernos abrazan el socialismo y están gobernados por dinastías familares-partidarias. Corea del Norte, autodenominada como “democrática”, país gobernado por Kim Jong-un actualmente, heredó el poder de su padre, Kim Jong-il, denominado “gran líder”, “presidente eterno” (gobernó hasta el día de su muerte en 2011), quien a su vez recibió el máximo poder estatal de su progenitor, Kim Il-sung “el gran líder”, quien gobernó desde 1948 hasta su muerte.

Pero los dos representantes latinoamericanos de los últimos lugares del Índice de Calidad Institucional también comparten con Corea de Norte la costumbre, totalmente antidemocrática, de pasar el poder por herencia familiar o partidaria. Cuba, gobernada desde 1959 por Fidel Castro hasta que dio la posta del poder a su hermano Raúl (interinamente en el 2006 y oficialmente en el 2008), ahora ha iniciado la continuidad del socialismo con Miguel Díaz-Canel, quien ha recibido la presidencia de la isla por designación del hermano de Fidel.

Venezuela, dirigida por Hugo Chávez desde 1999 hasta el día de su muerte en el 2013, designó como su sucesor a Nicolás Maduro, quien ha llevado a Venezuela a su colapso económico y la desesperación social con las medidas socialistas que se vienen aplicando sistemáticamente desde el primer día de gobierno del chavismo, cuyo régimen es autodenominado como “socialismo del siglo XXI”. Y pensar que un día antes de las elecciones de 1999, Hugo Chávez dijo: “Claro que estoy dispuesto a entregarlo (el poder en cinco años). Yo he dicho que incluso antes”. Seguimos esperando (que el chavismo deje el poder).

El Perú, que desde la última década del siglo pasado ha ido avanzado por el camino opuesto al socialismo, se ubica en el puesto 65 a nivel mundial y en la casilla 13 a nivel de América. En el siglo XXI, la sucesión de los gobiernos se ha realizado según los estándares democráticos y lo que dicta su carta magna, como lo acontecido con la renuncia a la presidencia de Pedro Pablo Kuczynski y la asunción al poder de su primer vicepresidente, Martín Vizcarra, ocurrida en marzo de 2018.

¿Y cómo les fue a los otros países que han abrazado el “socialismo del siglo XXI”? Si Venezuela ocupa la última posición y Cuba la penúltima, le siguen Bolivia y Ecuador (solo teniendo a Haití en el medio de ellos, que ocupa el antepenúltimo lugar). Como vemos, y como ha demostrado la historia, las medidas socialistas llevan indefectiblemente al retraso, estancamiento y pérdida de libertades. Las migraciones humanas siempre van desde países socialistas hacia los países con democracias liberales.

La Alianza del Pacífico (AP), proceso de integración creado en 2011 por iniciativa del Perú, tiene a tres de sus miembros entre la élite regional, pues a decir del informe: “En el plazo más largo, las buenas noticias vienen de Perú y Colombia, mientras que si tomamos desde 2007 se le suman Costa Rica, Uruguay y Panamá, conformando así un grupo de países que, junto a Chile en primer lugar, forman la élite de mejor calidad institucional en la región”. Y recordemos que tanto Costa Rica como Panamá son los países más próximos a convertirse en nuevos miembros. El cuarto miembro de la AP, México, se ubica en el puesto 91, superando a las otras dos grandes economías de Latinoamérica, como son Brasil (113) y Argentina (119), ambos golpeados fuertemente por muchos años de gobiernos socialistas-populistas como lo fueron el lulismo y el kirchnerismo, respectivamente.

Así, mientras que los miembros de la AP -proceso de integración conformado por países que creen en las bondades del libre comercio, el estado de derecho y la democracia liberal- están muy bien ubicados en el índice a nivel regional, sus pares, los miembros de la ALBA, proceso de integración conformado por países liderados por Venezuela que abrazan la ideología socialista, se ubican en los últimos lugares. Así pues, se entienden las críticas que los presidentes socialistas que se entronizan en el poder han hecho a la AP. Evo Morales (Bolivia), en el 2016 escribió: “La Alianza del Pacífico es el proyecto del imperio que quiere resucitar el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA)”.

Si nos enfocamos en el subíndice de calidad de las instituciones de mercado, el Perú y sus socios de la AP también salen bien ubicados en comparación con sus pares socialistas. Así, a nivel global, tenemos a Chile (26), Perú (53), México (58) y Colombia (72). Incluso, los dos países con altas probabilidades de ser los próximos miembros de la AP, Costa Rica (45) y Panamá (49) solo son superados por Chile. ¿Y cómo les fue a los de la ALBA? Ecuador (141), Bolivia (163), Venezuela (186) y Cuba (189). Y recordemos que se evalúan 191 países. Para la evaluación de las instituciones de mercado, se consideraron “Competitividad Global (Foro Económico Global), Libertad Económica (Heritage), Libertad Económica en el Mundo (Fraser) y Haciendo Negocios (Banco Mundial)”.

Como podemos apreciar, la conclusión que sacamos al revisar los resultados de este informe anual acerca de la calidad de las instituciones (políticas y económicas), es que solo las políticas que tienden a dar más libertades al ciudadano y son respetuosas de los principios de la democracia liberal, llevan al camino del progreso. Las políticas opuestas, aquellas que llevan al dirigismo estatal y que son aplicadas por aquellos que usan los mecanismos democráticos para llegar al poder pero uno vez en este buscan no salir jamás, conducen, como diría Friedrich A. Hayek, al camino de servidumbre, al estancamiento y declive económico con pérdida de libertades.

Con base a estos resultados, y considerando la pugna ideológica que vive nuestra región en estos tiempos, si comparamos la situación de los países de la ALBA (Venezuela) con los de la Alianza del Pacífico (Perú), solo nos queda decir, como Alexis de Tocqueville: "Creo que en cualquier época yo habría amado la libertad; pero en los tiempos que corren me inclino a adorarla".

Beltrán Gómez Híjar

Beltrán Gómez Híjar

Vicepresidente del Instituto Político para la Libertad Perú Licenciado en Ciencia Política y magíster en Administración y Gerencia Social por la UNFV. Graduado con honores, su vida ha transcurrido desde entonces entre los ámbitos académico, como docente universitario e investigador, y el político a través de la incidencia política por medio de asociaciones sin fines de lucro, tanto a nivel nacional como internacional.  Con estudios de posgrado en la Universidad Autónoma de Barcelona (España) y en la Universidad de Buenos Aires (Argentina), ha sido además becario de diversas instituciones internacionales que lo han llevado a realizar estudios en diversos países como Estados Unidos, Alemania, Hungría, entre otros. En el ámbito laboral, su experiencia en la formulación e implementación de proyectos tanto en la administración pública y en el mundo empresarial privado le ha permitido tener una visión más amplia acerca de la realidad nacional y de cuáles son los puntos débiles que deben ser atacados para mejorar la función estatal. Como fundador y vicepresidente del Instituto Político para la Libertad Perú (IPL-Perú) sus acciones se dirigen a difundir y trabajar para el establecimiento de los principios de la filosofía de la libertad en el Perú y Latinoamérica, así como promover la formulación de propuestas para el desarrollo del país y la región. Para ello, dicta conferencias, dirige talleres y escribe artículos para diversas instituciones y medios tanto del Perú como del extranjero.

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *