Libertad para educar, responsabilidad para elegir.

El ESTADO debe dejar en paz al sector educativo. Es un sector que debe aceptar ser productivo, eficiente y eficaz no rechazando el afán de lucro, sino promoviéndose el mismo en dichas instituciones, solo así podrán evaluar objetivamente si el servicio educativo es rentable para los educandos y la sociedad.

Por Martin Portillo

Con motivo de lo publicado en esta noticia del Diario El Comercio:

Mi opinión

En todo sistema social que reconoce la responsabilidad individual y defiende el derecho de cada persona a elegir (bien o mal) es coherente dejar en manos de las personas interesadas la decision final sobre si contratan o no algún tipo de servicio o compran un bien determinado.

Que las instituciones estatales pretendan encargarse de “supervisar, evaluar o autorizar” la oferta de bienes y/o servicios es un claro atentado contra las libertades personales.

Si la Educación realmente es considerada tan importante, deben ser los demandantes de educación quienes asuman la responsabilidad de elegir el mejor servicio y la institución mas seria, caso contrario sus posibilidades de hallar un buen empleo o brindar un servicio de calidad seran muy pequeñas.

El mercado no solo tolera la diversidad de oferta, incluye la de pésima calidad, pero el proceso de competencia tamiza la calidad de las mismas. Ejemplo: aunque no todos usen un BMW, los conductores saben que tipo de auto es el mejor, pero adquieren aquel que se adapta a sus necesidades y posibilidades. Normar el establecimiento de filiales parece una buena idea, solo que nos retrasa en la maduracion del aprendizaje fundamental: SER RESPONSABLES PERSONALMENTE DE LAS DECISIONES PROPIAS. Cualquier Universidad puede abrir las filiales que quiera, pero también deberá permitirse que existan Asociaciones (profesionales o no) que emitan sus opiniones y recomendaciones sobre la calidad de las mismas. NO ES NECESARIA MAYOR BUROCRACIA. El ESTADO debe dejar en paz al sector educativo. Es un sector que debe aceptar ser productivo, eficiente y eficaz no rechazando el afán de lucro, sino promoviéndose el mismo en dichas instituciones, solo así podrán evaluar objetivamente si el servicio educativo es rentable para los educandos y la sociedad.

(4)

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *