La agenda de los enemigos de la libertad, ¿cómo contrarrestarla?

Un trabajo sobre el populismo realizado por Cristiana Toniotti para el Curso dictado por REDACAM – Red de Aprendizaje para el Cambio”.

Por Cristiana Toniotti

El populismo agitado como solución a las consecuencias negativas generadas por un orden mundial que impulsa la liberalización económica a través de la creación de múltiples relaciones comerciales entres los diferentes estados y abriendo las puertas a las empresas transnacionales. El populismo como héroe del antiimperialismo.

¿Cómo contrastar, entonces, a estas dinámicas que se han desarrollado en Latinoamérica y que, todavía, siguen afirmándose en países como Venezuela, Bolivia y Ecuador? ¿Cómo sensibilizar la opinión pública nacional e internacional acerca de los riesgos que implican tales regímenes? ¿Cómo evidenciar que son los populistas que erigiéndose como paladines de la justicia social asumen visos de líderes autoritarios y trabajan por tejer relaciones que podrían poner en riesgo la aplicación de los principios liberales y el orden económico internacional (es el caso de Venezuela y Irán)?

Creo que para plantear soluciones concretas que nos permitirán identificar los pasos para contrarrestar a los enemigos de la libertad es necesario empezar por los análisis de los ejes de la estrategia de los regímenes populistas. Es decir, detectando y reflexionando acerca de los elementos que clasifican esos regímenes.

Hablar de populismo es tomar en cuenta que no podemos dejar de considerar la importancia de la peculiaridad de sus líderes: el carisma. Por su parte eso implica la capacidad de cautivar a las masas y su atención cautivando de esta manera a los ciudadanos. Es decir, creando una relación directa entre líder y masa apelándose a la demonizacion de las elites a través de un lenguaje agresivo, exaltando al pueblo, declararse en contra del imperialismo y aprovechando del contexto socio-económico y político de un país.

Creo que las consideraciones que se acaban de hacer pueden ser el punto de departida para plantear propuestas concretas y reales con el objetivo final de impedir una ulterior expansión del fenómeno populista. Es necesario puntualizar, pero, que ellas solas no son suficientes al reto que se ha fijado antemano este trabajo en cuanto es fundamental tomar en cuenta al mismo tiempo el contexto socio-económico y político de la realidad a la cual nos referimos. Los países latinoamericanos pertenecen, según una definición común adoptada a nivel internacional, a la categoría de los países en desarrollo. En mi opinión esta categorización tiene un rol muy importante en la estrategia adoptada por los caudillos populistas en cuanto es la misma definición de país en desarrollo que pone a disposición de esos líderes algunos de los ejes básicos de sus estrategias para llegar a ser los jefes superemos de la nación y quedarse con el poder. En primer lugar aprovechando en algunos casos de la insatisfacción de los ciudadanos frente a los efectos a corto plazo de la actuación de políticas liberales planteada por los gobiernos antecedentes no tomando en cuenta que en el largo plazo los beneficios de estas políticas brindarán mejores condiciones a los ciudadanos mientras, en otros casos, identificarán un enemigo externo, culpables de la situación de sub-desarrollo en la cual se encuentran los países del área latinoamericana, por lo general los países occidentales o “desarrollados”, de los cuales distinguirse y contra los cuales es necesario crear un bloque planteando alcancías con otros estados que quedan afuera de ese bloque.

Volviendo a los elementos que son propios del populismo podemos empezar a plantear propuestas que quizás permitirán contrarrestar la instauración de regimenes populistas.

1. Contexto Socioeconómico y político

Previamente subrayé la consideración según la cual el populismo aprovecha del contexto socio-económico y político de un país, es decir que en el caso de los países latinoamericanos estos caudillos toman su fuerza de la situación de pobreza e ignorancia en la cual vive la mayoría de la población. ¿Cuál remedio, entonces, a esta situación?

Dos son las propuestas que considero básicas por este asunto: en primer lugar fomentar la inversión y la libertad económica y segundo ir mejorando la educación a través medidas que impliquen mayor cantidad de recursos canalizados por el estado hacia el tema educativo. Considero la primera medida necesaria para generar nuevas fuentes de trabajo que significaría el mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos los cuales impulsarían la economía del país. Por otro lado más inversiones en las políticas educativas generarían más oportunidades de acceso a un buen nivel educativo. Los efectos positivos de estas medidas son más claros combinando los dos elementos en cuanto la existencia de mejores condiciones económicas bajaría el nivel de insatisfacción de los ciudadanos y les permitiría desarrollar sus propias capacidades que junto a un buen nivel educativo implicaría suficiente capacidad crítica y un menor riesgo que un líder carismático pueda guiar sus pensamientos.

En fin para evitar que la pobreza cree resentimientos en la población es importante fomentar la prosperidad económica con propuestas inteligentes que permiten crear riqueza, ya que de lo contrario la gente se hundirá en la pobreza y entonces buscara una reenvidicación, es decir buscará a alguna persona que les ayude y de eso se aprovecharán los populistas, con falsas promesas.

2. Líderes carismáticos

Analizando los casos de populismo latinoamericano (Perón entre todos) es claro que los caudillos populistas son expertos comunicadores. Son líderes que tienen una gran capacidad de comunicar cosas que seducen a la gente aprovechando del contexto generando consenso entre la población. Si tomamos en cuenta que en la mayoría de los casos (el de Chávez en Venezuela es un ejemplo emblemático) se aplican también medidas que tienen como objetivo final la represión de todas formas de comunicación que expresan posiciones diferentes de las populistas no es difícil entender el razonamiento que está bajo a la estrategia de comunicación populista: existe una sola verdad. Es necesario, entonces, combatir la mala comunicación. ¿Cómo? Fomentando una comunicación que pueda enseñar a la gente la verdad de esas mentiras para denunciar desde el principio los abusos contra la libertad de expresión. Es necesario abrir brechas en el sistema intentando buscar medios para llegar a todos los sectores de la sociedad, jóvenes y adultos, estudiantes y trabajadores para mostrarle que la falta de libertad significa imposibilidad de participar activamente en la construcción de su propia vida.

La gente en Latinoamérica sigue confiando que un señor fuerte le solucionara sus problemas pero ¿cuál remedio mejor de la posibilidad de desarrollar actitudes propias para solucionarlos?

3. Demonización de las elites

¿Y que decir cerca del tentativo populista de demonizar las elites y con ellas el deterioramiento de las instituciones?

Es necesario evitar que eso pase, creo sea un deber de aquellos que creen firmemente en los valores liberales mostrar que mientras los populistas buscan un pretexto adonde desviar la atención de la opinión publica (sea eso las fallas del orden económico internacional creado por las potencias occidentales o las debidas a la “governance” de las elites políticas antecedentes) actúan como déspotas con el único objetivo de volverse las guías del estado sin algún respeto por las leyes, ni por el pueblo.

Para contra, una solución podría ser fomentar desde el principio el respeto de las leyes y sobre todo denunciar a la corrupción. Es decir favorecer el fortalecimiento y la participación de la población en la vida pública, ya que de lo contrario solo algunos entrarán al poder y crearán corrupción. Y si nadie puede vencer eso, aparecerán los populistas diciendo: "acá necesitamos fuerza para vencer la corrupción sin importar las leyes" y esa no es la solución en cuanto son las salidas democráticas que se deben buscar.

4. Anti-imperialismo

El populismo se distingue también por ser anti-imperialista. Según su lógica son los estados “desarrollados” culpables de la situación de sub-desarrollo de algunos países. De esta consideración el deseo de aplicar políticas económicas distintas, casi al límite de la autarquía y cercanas a las socialistas que obligan a la población a vivir en una situación de precariedad, de progresiva dependencia del estado y sin autonomía y libertad de decisión. Estas políticas que quieren parecer una alternativa a las imperialistas en realidad son un pretexto para que la población se quede bajo control del estado.

Sería necesario, para contra, la aplicación de políticas económicas prudentes que no empobrezcan a un país sino por lo contrario que lo vuelvan próspero. Eso solo se logra con personas capaces que gestionen el estado, acompañado de una ciudadanía que esté siempre vigilando y cuestionando con libertad.

En fin una solución al populismo existe y es un conjunto de medidas basadas en la libertad que implican la promoción de la Educación, el respeto del Estado de Derecho (leyes que limitan su intervención en la vida de los ciudadanos) y de la Propiedad Privada.

*Trabajo final del Curso dictado por REDACAM Red de Aprendizaje para el Cambio”.

Profesor: Eneas Biglione

Autor: Cristiana Toniotti

Tema: "La agenda de los enemigos de la libertad, como contrarrestarla". Propuesta / Solución

Título del trabajo: “La análisis de los principios populistas como herramienta para contrastar a los enemigos de la libertad”.

(Extensión entre 1500 / 2000 palabras).

Loading Facebook Comments ...

One comment

  • José Javier V dice:

    Fabuloso. Los latinoamericanos debemos empezar a tomar apuntes sobre estas reflexiones para aprender, no ha elegir, sino a "refelxionar" antes de elegir.

    Un abarzo,

    José Javier Villamarín

    Académico Asociado del IEEP

    Ecuador

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *