Ayn Rand

Además de la formidable noticia estadounidense de que el primer entrenador latinoamericano en ganar una Serie Mundial es el homenajeado con este artículo, otra novedad ha sido la nominación de un nuevo Presidente del Banco Central de EUA – la llamada “Fed” o Reserva Federal-, el prof. Ben Bernanke.

Por Carlos Goedder

carlosurgente@yahoo.es /www.cedice.org.ve

La opinión del autor es independiente.

“El estatismo es un sistema de violencia institucionalizada y guerra civil perpetua”. Ayn Rand, Las Raíces de la Guerra, 1966.

Al Gran Oswaldo “Ozzie” Guillén

Además de la formidable noticia estadounidense de que el primer entrenador latinoamericano en ganar una Serie Mundial es el homenajeado con este artículo, otra novedad ha sido la nominación de un nuevo Presidente del Banco Central de EUA – la llamada “Fed” o Reserva Federal-, el prof. Ben Bernanke.

El saliente Presidente de la Fed es el sr. Alan Greenspan, quien ha batido un auténtico récord de 18 años al timón de la política monetaria estadounidense – y consecuentemente mundial -.

La llamada “Era Greenspan” se inició justo antes del crac bursátil de 1987. Ha pasado con dignidad por tiempos turbulentos. Acaba de concluir con un escenario desafiante. Con tasas de interés en mínimos históricos – menos de 4% en EUA, 2% en la Eurozona y menos de 1% en Japón -, se ha propiciado un alto nivel de endeudamiento en todos estos países y un incremento de precios inmobiliarios. Los precios del petróleo son los que están haciendo el ajuste para contener un sobrecalentamiento económico.

Además, hay una sorprendente carencia de armonía entre la política de tasas del Banco Central y la  tasa  de interés aplicada  en el mercado financiero estadounidense, especialmente para el plazo de 10 años, la cual sigue en baja. Algunos argumentan que habría un “exceso de fondos” en el mercado de capitales internacional, especialmente por el ahorro de países asiáticos, lo cual ha mantenido “bajo” el precio del dinero. Habrá que desvelar los misterios y confrontar este escenario novedoso.

Una faceta desconocida del saliente sr. Greenspan es su relación con una destacada pensadora liberal. Se trata de la sra. Alice Rosenbaum, mejor conocida como Ayn Rand (1905-1982). El sr. Greenspan menciona como una de sus principales influencias a esta escritora, a la cual  conviene rescatar como referencia para la nueva etapa de la política monetaria. La obra capital de Rand es La Rebelión de Atlas (en inglés, Atlas Shrugged).

Anticipando un pedido de disculpas a sus numerosos admiradores, opino que la sra. Rand no es una gran innovadora en el ámbito filosófico ni tampoco una prosista brillante. No obstante, su papel como difusora de los méritos del libre mercado y su interrogante de partida ya son suficientes para considerarla como una gran pensadora.

Esto porque Rand es de las pocas personas que intenta responder, en forma accesible y coherente para el público masivo, el porqué el Capitalismo y la Libertad Económica son dos de los principales avances de la humanidad y el sostén de su prosperidad y paz.

Víctima del Totalitarismo, Rand se lanza a fundamentar el porqué es bueno reducir la intervención del Estado. Esto en plena Guerra Fría. Y sin duda difundir sus reflexiones, bien noveladas o en ensayos, es urgente, especialmente en América Latina.

Rand tiene un gran acierto al cuestionar la “ética del sufrimiento”. Para ella, el mayor logro de todo ser humano, su imperativo ético, es conseguir la felicidad mediante la satisfacción del interés propio. Este eje conductual coloca al individuo como partida, medio y fin de la ética. Si el ser humano respeta tal derecho en los demás, el sistema económico del capitalismo y el libre mercado habrían de ser los únicos capaces de traer armonía y paz social, descansando todo esto en una facultad humana que es esencial para Rand: la racionalidad. Para ella, es la aplicación de la Razón lo que trae consigo este equilibrio y es el mercado el que premia a los más racionales.

Hay evidencias y teorías que detonarían estos sencillos argumentos, mas hay algo en que Rand es insuperable: en este intento de construir un fundamento ético del capitalismo y hacerlo accesible para el ciudadano que anhela paz, trabajo y respeto, sin tener que ceder la condición de Ser Humano Libre.

(8)

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *