La doble moral

Exigen respeto y tolerancia, pero faltan el respeto y son intolerantes con lo que no piensan igual a ellos.

Por Frank Keskleich Torres

Chiclayo, Perú

Una de las cosas más intrigantes de la izquierda radical a nivel nacional e internacional es que se autonombran como los abanderados y defensores irrestrictos de la Democracia, Soberanía Nacional y Derechos Humanos de los distintos países pero únicamente cuando hablan de regímenes o grupos ideológicamente afines a ellos.

Condenan al gobierno autoritario de Fujimori como dictadura pero callan ante la efectiva, abusiva y cruel dictadura de Velasco. Exigen los Derechos Humanos de las supuestas víctimas de policías y militares sin embargo, no dicen nada sobre los Derechos Humanos de las víctimas de terroristas y delincuentes. Gritan impunidad cuando por ley se liberan a agentes del orden (por ser inocentes), pero solo se escucha el silencio cuando se libera algún agresor a la sociedad comprobado (como por ejemplo Lori Berenson). Exigen impetuosamente justicia por la muerte de nativos en el Baguazo, pero nunca dicen nada sobre los 24 policías asesinados y degollados o sobre sus viudas y huérfanos.

Son antiimperialistas y condenan la injerencia externa de EEUU así como las empresas chilenas, sin embargo aplauden al imperio bolivariano de Chávez (casas del ALBA) y la dictadura eterna y sin libertades de Cuba. Acusan a Toledo de ser financiado por estadounidenses, pero no dicen nada de los millonarios ingresos de la esposa de Ollanta Humala por “consultorías” a empresas afines a Chávez.

El marxista Salvador Allende para ellos es un “demócrata ejemplar” (a pesar que violó la constitución reiteradamente) y el General Augusto Pinochet el “más cruel tirano”. El Che Guevara y Fidel Castro son para ellos héroes luchadores idealistas por la libertad de sus pueblos pero los Presidentes Constitucionales de la República del Perú Fernando Belaunde, Alan García y Alberto Fujimori no son más que genocidas traidores al pueblo. Lo peor del mundo para ellos fue el holocausto nazi contra los judíos, pero nunca recuerdan el holocausto comunista ruso o la “revolución cultural china” que tienen varias veces más muertos que el primero.

Defienden sin límites la libertad de prensa de medios críticos al gobierno y que guarden simpatías hacia ellos, pero cuando les preguntas de la libertad de prensa en Venezuela y Cuba callan en todos los idiomas posibles. Exigen respeto y tolerancia, pero faltan el respeto y son intolerantes con lo que no piensan igual a ellos.

Condenan a la Democracia y a la Economía de Mercado como injusta, como un sistema que solo beneficia a los más ricos y hace más pobres a los pobres. Pero cuando les preguntas sobre la supuesta prosperidad económica de los países que tuvieron o tienen sistemas socialistas y/o comunistas (en los cuales los más ricos son los allegados al gobierno) otra vez no dicen nada.

Bloquean carreteras y puentes, atacan propiedad ajena, agreden a personas cuando protestan pero si de casualidad los policías por orden constitucional los repelen, estos últimos son los únicos culpables de la situación.

Son defensores del Medio Ambiente y denuncian y atacan los supuestos impactos de la inversión legal sea extranjera o nacional, son antiminería, antitala de bosques y antihidroeléctricas. Irónicamente cuando el gobierno dicta medidas contra la minería ilegal, la tala ilegal, el contrabando y la prostitución infantil en la Selva son los primeros que reclaman contra estas “abusivas y neoliberales” medidas.

En conclusión, los militantes de izquierda radical y neo marxista son un mar de contradicciones vivientes. Solo son demócratas temporales y por conveniencia, pero no dudarán en aplastar todas las libertades y derechos ni bien tengan la oportunidad. Estamos advertidos y no caigamos en su falso juego. Recordemos que el socialismo tiende al comunismo y el comunismo es en esencia y por principio antidemocrático y muy violento.

*Estudiante de Comercio y Negocios Internacionales

(225)

Loading Facebook Comments ...

8 comments

  • Thanks , I've recently been searching for info about this subject for a long time and yours is the best I've found out till now. However, what concerning the bottom line? Are you certain about the supply?|What i do not realize is in truth how you are no longer really a lot more smartly-preferred than you might be right now. You're very intelligent.

  • Descentralización en el Perú, una vieja promesa pendiente que aparece solo en las campañas políticas y luego el centralismo egoísta muestra su rostro “comprometido”.

    Sin duda a equivocarme, como el centralismo sigue vigente; también está vigente la afluencia de provincianos (migrantes) en búsqueda de superación, formación universitaria, constituyendo hoy una matriz social con reflexión propia sobre el Perú. La experiencia social y personal del provinciano migrante sigue siendo fuente de radicalidad política y de creatividad artística e intelectual.

    Debemos tener en claro que la expresión más ostensible del centralismo es la abrumadora concentración de la población de un país en su capital. En el caso del Perú, en Lima se ha reunido el 32 % de los peruanos. Esta concentración poblacional en Lima, causa asombro por comparación, puesto que en ninguna capital de Europa ni en EEUU –nuestros referentes más socorridos– ha ocurrido nada que remotamente pueda parecérsele.

    Sin embargo, el fenómeno, no obstante, la cruda realidad, generaba simultáneamente otra gravísima manifestación en el resto del territorio: en lugar de que este se vea cada vez más poblado, físicamente más y mejor ocupado, y racionalmente mejor explotado, quedaba, por el contrario, cada vez más deshabitado, abandonado y deplorablemente trabajado y explotado. Todo ello, en el área andina, en la Amazonía, y en las zonas de frontera, acusando niveles dramáticos de pobreza y extrema pobreza.

    El descentralismo una de las fotografías que puede mostrarse del Perú de hoy. Retratan una sociedad profunda y gravemente enferma. Patéticamente, ese retrato muestra los restos del grotesco maquillaje – de liberalismo y privatizaciones, entregas de grandes extensiones de tierras a diestra y siniestra – los que, se ha estado aplicando en los últimos años a un país enfermo.

    En este enfermo se desnudan, lacerantes, las heridas de recientes y emponzoñadas políticas de gobierno:, los supuestos graves excesos en la “guerra sucia” contra el terrorismo, la corrupta y complaciente guerra contra el narcotráfico y la corrupción insertada en el corazón de la patria (El Estado). Pese a insistentes reclamos, se ha apreciando que los médicos (los traficantes de la política) no hacían absolutamente nada por tratar y curar sus males más profundos y antiguos: los estructurales, y, entre ellos, el centralismo, el más nefasto y peligroso de todos, que –como todos los agentes patógenos–, crece cuando no se le combate, y se agiganta cuando se le estimula.

    Como ya se ha visto, el centralismo no es sólo concentración de la población en la capital. Sino que también es la concentración de especialistas; de instituciones y empresas; de gasto e inversión, de todos los poderes del Estado, también es Patrimonialista, porque el poder en el Estado giraba en torno a un presidente que concentraba todo el poder y cuya elección en el cargo dependía del apellido, la raza y la educación y finalmente, Elitista, ya que el poder se concentraba en pocas manos y excluía a amplios sectores del país.

    En el período republicano en el que el historiador Peruano Jorge Basadre llama "La República Aristocrática" no se avanzó en absoluto en el tema de descentralización. Es más, nuestra sociedad que en ese momento era predominantemente rural (más del 70% de la población vivía fuera de los espacios urbanos) fue desatendida por los distintos gobiernos de turno. Más adelante, el estado oligárquico tuvo una crisis en el que jamás se recompuso por las siguientes razones:

    • El debilitamiento del gamonalismo.

    • El incremento de la participación política expresada en la ampliación del voto de la mujer (Gobierno de Manuel Odría- 1948- 1956).

    • La reducción del analfabetismo.

    • La transformación de una sociedad rural dando lugar a una sociedad urbana por la migración de los ciudadanos del campo a la ciudad.

    El retorno a la democracia, a inicios de este siglo, abrió las puertas para la expresión de diversas opciones y demandas de reforma, tanto en lo político como en lo administrativo, lo económico y lo social. El país esperaba no solamente la recuperación de las formas y los contenidos de la democracia, sino también -y quizá principalmente- reformas sustantivas en la gestión macroeconómica que impacten positivamente en las condiciones de vida, la superación de la pobreza, el desarrollo equitativo y la igualdad de oportunidades, así como una reforma del Estado que involucre al Poder Ejecutivo, el Congreso de la República, la administración de justicia, la seguridad ciudadana y el papel de las Fuerzas Armadas.

    A partir 1979, la Asamblea Constituyente aprobó la primera organización descentralizada que regirá los destinos de las regiones del Perú nombrando a nuestro país como "Un Estado Descentralizado y Unitario" dando las bases necesarias para la creación de regiones mediante el proceso de regionalización. Nuestro país a partir de esa constitución cuenta con tres niveles de Gobierno que es el Nacional o Central, el Regional y el Gobierno Local.

    Lamentablemente, después de estos cinco últimos años, hemos podido constatar la frustración de las que fueron las promesas de la transición democrática y de las expectativas que ellas generaron. La única excepción es la descentralización, que se inició en el año 2001 y que – con todas sus limitaciones- era el único proceso de cambio sustantivo en marcha, la misma que fue frenada intempestivamente en estos dos últimos gobiernos.

    Sobre la base de este somero balance, ponemos en debate una agenda cuyo objetivo es contribuir a dar un nuevo impulso a la descentralización. Esperamos de esta manera contribuir a que el partido político de turno, que gobierne el país en los próximos cinco años, definan y expongan sus propuestas respecto de los temas esenciales de la descentralización en el Perú.

    Estaremos observando.

    Guido Farfán Valdivia

    Crl. (R) EP

    DNI: 00827494

    Algunos aspectos fueron recogidos de la obra descentralización y economía de Alfonso Klauer

  • Guido Farfan Valdivi dice:

    LA CORRUPCION EN EL PERU

    En los tiempos actuales, la corrupción está considerada como uno de los principales flagelos del mundo contemporáneo. Nuestra patria atraviesa una de las mayores crisis morales y éticas de su historia, Hoy se sabe que ésta acarrea serias consecuencias generado graves distorsiones económicas, sociales y políticas, afectando la gobernabilidad del Perú y poniendo en riesgo la viabilidad democrática del Estado.

    Los actos de corrupción son el pan de cada día del que somos testigos, pero existe un común denominador que sus protagonistas son altas autoridades del gobierno y malos empresarios que cuentan con la complicidad de los poderes del Estado. Todos estos “faenones” han sido descubiertos por la oposición o por la prensa, lamentablemente ninguno por los mecanismos de control y fiscalización que tiene el Estado.

    Pero, ¿en qué consiste este fenómeno tan extendido, complejo y devastador? Según el diccionario de la real academia española, corrupción es acción y efecto de corromper. / Alteración en escritos. / Vicios o abusos en costumbres.// Corromper: Alterar algo./ echar a perder, pudrir./ Sobornar./ Seducir a una mujer./ Estragar, pervertir.//

    En términos generales, la corrupción política es el mal uso público (gubernamental) del poder para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o transparencia de un Estado o Nación, Sayed y Bruce (1998) definen la corrupción como “el mal uso o el abuso del poder público para beneficio personal y privado”, entendiendo que este fenómeno no se limita a los funcionarios públicos. También se define como el "conjunto de actitudes y actividades mediante las cuales una persona transgrede compromisos adquiridos consigo mismo, utilizando los privilegios otorgados, esos acuerdos tomados, con el objetivo de obtener un beneficio ajeno al bien común". Por lo general se apunta a los gobernantes o los funcionarios elegidos o nombrados, que se dedican a aprovechar los recursos del Estado para enriquecerse.

    Todos los tipos de gobierno son susceptibles a la corrupción política. Las formas de corrupción varían, pero las más comunes son el uso ilegítimo de información privilegiada, el tráfico de influencias, el pucherazo, el patrocinio, sobornos, extorsiones, influencias, fraudes, malversación, la prevaricación, el caciquismo, el compadrazgo, la cooptación, el nepotismo y la impunidad

    El uso ilegal de los recursos del Estado y la utilización de los poderes públicos en beneficio de quienes ejercen autoridad o influencia política en lugar de estar al servicio de las personas, perjudican al pueblo en su conjunto, pero principalmente a los más pobres. A través de la corrupción los sectores más necesitados pierden o disminuyen su acceso a los servicios de salud, vivienda, educación, entre otros. La corrupción, además, menoscaba la legitimidad de las instituciones e incentiva el abuso de poder, con lo cual se atenta contra la dignidad humana y se debilita la gobernabilidad democrática del país.

    En tal sentido, la corrupción administrativa presenta diversas facetas, desde la corrupción extendida en los niveles bajos de la administración, hasta la que se enquista en las esferas más elevadas del poder, llegando en muchos de estos casos a convertirse en verdadera corrupción política.

    La lucha contra la corrupción constituye una necesidad nacional y un mandato urgente que los sectores más altos del gobierno deben asumir institucionalmente. En esa línea, nos preguntamos qué organismo estatal asumió el plan de lucha contra la corrupción luego de la desactivación de la Oficina Nacional Anticorrupción; y de qué forma se está fortaleciendo el rol fiscalizador de la Contraloría General de la República.

    La corrupción es difícil de contrarrestar porque adopta múltiples formas y además pareciera que estuviera enquistado en el ADN de los funcionarios, porque cuando se ve disminuida en un área, revive a veces en otra. El hecho mismo de denunciarla requiere valor. Para erradicarla se necesita, junto con la voluntad tenaz de las autoridades, la colaboración generosa de todos los peruanos, sostenidos por una fuerte conciencia moral que nunca debe de perderse para el bien de todos, especialmente de los más necesitados.

    La transparencia es un valor que contribuye a reducir la corrupción. Por ello instrumentos como las leyes de acceso a la información que permitan a la ciudadanía conocer y fiscalizar los procesos de toma de decisiones, o los sistemas electrónicos de compras públicas, constituyen herramientas útiles para este propósito.

    En el ámbito cultural, es necesario transitar de una cultura de la corrupción — donde el que rompe las reglas y actúa con “viveza criolla” obtiene mejores resultados y goza de prestigio social – hacia una cultura de la legalidad, en la que se valore el respeto a los demás, a lo público y al cumplimiento de la ley.

    Finalmente, es imprescindible romper con la tradición de impunidad que rodea a la corrupción. Esto plantea un reto para el sistema de administración de justicia – afectado a su vez por sus propios nichos de corrupción – al igual que para instituciones como la Contraloría General de la República, que lamentablemente ha tenido un perfil bajísimo – de una modestia inaceptable en un país con tasas tan elevadas de corrupción – en la lucha contra este flagelo. Debe haber alta visibilidad en el procesamiento y sanción ejemplar a los corruptos, como además de la pena privativa, el pago de la reparación civil y su imprescriptibilidad, tampoco deberá ejercer ningún cargo público; ni por elección ni por designación, así mismo esta sanción debe hacerse extensivo a sus descendientes hasta la 3ra generación, por ser ellos los más beneficiados. Supone que el corruptor sea objeto de la misma pena que el funcionario público.

    Guido Farfán Valdivia

    Crl (R) EP

    DNI: 00827494

  • Guido Farfan Valdivi dice:

    El próximo domingo, el Perú volverá a paralizase para ver, escuchar y apreciar el mal llamado “Debate” de los candidatos a la presidencia del Perú, no debe ser solo una exposición de ideas demagógicas, refritas, hilarantes y hasta diría irreales, sino por el contrario debe referirse a ideas pragmáticas. Los candidatos no deben tener problemas para comunicar su mensaje con solvencia; como no lo tuvieron en el debate anterior, el debate no debe servir para poner en aprietos al rival, sino por el contrario debe servir para definir sus programas en forma clara y contundente, esto implica razonablemente en el cómo hacerlo, sin adoptar estrategias conservadoras, de bajo riesgo, a fin de no dificultar diferenciarse claramente del oponente.

    Lo más importante es que el formato del debate ayude a los candidatos y al electorado, este último que busca formarse una opinión más clara para quien van a emitir su voto, y no una antiayuda como el debate anterior. Para el lingüista y semiólogo Eduardo Zapata, en vez de fomentar la discusión, el formato permitió “tener no un debate sino cinco muñecos de ventrílocuo, o sea cinco muñecos de los asesores de imagen sobre el escenario”.

    Actualmente se han saturado de información los medios, pero se ha descuidado el mensaje de fondo. No se han dado cuenta los jefes de campaña que se ha ido construyendo una paradoja, pues mientras más información disponible se tiene, aumenta la incertidumbre respecto a qué fuente otorgarle la credibilidad. Esta disyuntiva se nos plantea a los ciudadanos comunes y corrientes en todos los ámbitos de la vida, pero es el espacio público, especialmente el político el que lo resiente más. Por ello es esencial la capacidad de persuadir eficazmente con los mensajes y de este modo, conquistar la anuencia o apoyo del electorado hacia una determinada postura. ¿Por qué olvidar esto qué es lo elemental en la comunicación?

    La desesperación para captar electores a la hora nona repartiendo baratijas o haciendo promesas que no cumplirán indican qué poca cultura política se tiene y también qué poco respeto por el electorado. Si bien el Presidente declara que casi se ha erradicado el analfabetismo, lo que sí no ha hecho es generar una cultura política que se nutre del conocimiento, de la ideología, de una propuesta reflejada en los temas centrales y universales, La verborrea presidencial capta mayor expectativa que el mensaje de los candidatos que ofrecen lo que saben que se requiere de mucha ciencia, experiencia y capacidad de concertación.

    La población debe aprender que las ofertas electorales son sagradas. De manera tal que, tras cada nueva elección, y cada vez con más legitimidad, el pueblo debe ser menos flexible y menos tolerante con la demagogia y el engaño. Esto debe implicar “LA REVOCATORIA”, sin contemplaciones de ninguna clase, terminando como una sanción para el que no cumpla la palabra empeñada; tanto al irresponsable que por desconocimiento prometió lo imposible. Como también al que optó por el engaño burdo para obtener un sitial de privilegio. Y al que urdió el engaño para concretar una traición

    ¿Qué candidato ha hecho docencia política en medio de este certamen electoral? Se ha dejado de lado las artes de la elocuencia que requieren de retórica, oratoria y liderazgo democrático. Y a ojos vista ninguno de los candidatos hace gala de estos conocimientos, de esta preparación. Por eso es bien cierto que las buenas ideas no sólo deben serlo sino también deben ser adecuadamente presentadas para una mejor comprensión de ellas. Hagamos memoria los que ya surcamos más de una elección, sobre ¿qué líder puede apropiarse de este exigencia mínima? Pocos, muy pocos. Por eso tenemos la democracia debilitada que oscila entre el populismo y el autoritarismo y creemos que eso constituye una cultura política, una democracia participativa.

    El desenlace de este panorama es incierto. En la calle, en los transportes, en los mercados hablan y se inclina por tal o cual que no permite vislumbrar un ganador. Podríamos decir que tendremos el que merecemos. Habrá que analizar por qué. También cómo no hemos aprendido de las lecciones de la historia. Cómo el voto ha sido más emotivo que racional. Cómo los grandes principios fueron dejados por las descomunales ambiciones. Las transformaciones profundas han sido olvidadas y se confunden con reformas que no son una revolución, sino espejismos, para una sociedad con poca cultura política, sin líderes genuinos pero sí con muchos oportunistas.

    La crisis política nos ha llevado a esta cuasi debacle democrática, de los viejos partidos ya nada puede esperarse, puesto que la mentira, la demagogia y el engaño son los recursos al que más apelaron, pero elegimos a quienes merecemos. Que la elección final–la segunda vuelta- sea por un programa auténtico para el Perú: EL DESARROLLO CON INCLUSION Y RECUPERACIONDEL EQUILIBRIO ESTRATEGICO, geopolíticamente hablando con pluralidad internacional, sin polarización, ello quiere decir ejes verticales y transversales; y algo fundamental: SEGURIDADINTERNA. Todo ello, EN LIBERTAD, entendiendo el concepto LIBERTAD como EL ACCESO AL BIENESTAR para todos los peruanos; y ello es imposible con recetas del pasado.

    Este concepto de ninguna manera es ideológico, este concepto es práctico: DESARROLLO TERRITORIAL PRODUCTIVOSUSTENTABLE, CON INCLUSION; es la única salida para un PERU PROSPERO, FUERTE y SOLIDARIO, bajo este concepto, debemos pues, escuchar las propuestas sectoriales claras de cada uno de los candidatos, quienes están obligados a exponerlas, sin tapujos ni medias tintas y en razón a estas propuestas, elegir la que en nuestra opinión, resulte la mejor alternativa.

    No centremos la elección sobre un debate que no fue, sino en lo que puede aportar al fortalecimiento de nuestra democracia, a la mejora de la calidad de vida del pueblo, a una estrategia para alcanzar la equidad no sólo de palabra sino auténtica, a una táctica basada en la solidez del análisis y por el liderazgo que se requiere ya una estrategia vertebradora de acciones que se desarrollarán para lograr el fin propuesto. Los tiempos de ensayos deben pasar y dar paso al fortalecimiento de la democracia auténtica y no a parodias cada quinquenio

    Guido Farfán Valdivia

    Crl. (r) EP

    DNI: 00827494

  • Excelente artículo. Nada que agregar, ni quitar.

  • Frank Luis Acosta Me dice:

    sinceramente, me parece que tanto derecha e izquierda, tienen virtudes y defectos. adoptamos políticas que aveces no se adaptan a nuestro contexto;se dice que económicamente mejoramos, y es cierto, hay mas empresas interesadas en invertir en nuestro país, pero de que sirve eso, si los empleados sigue con miseros sueldos que solo sirven para subsistir y no mejoran la calidad de vida en todos los aspectos que afectan a los seres humanos(educación, salud, etc.), ¿cuando el Perú, empezara a utilizar su riqueza en materias primas (oro,plata, alimentos, gas, etc.) para elaborar buenos productos de exportación?, ¿ seguiremos trabajando para empresas extranjeras que se llevan la mayor parte de ganancias y nos dejan las sobras? y encima dañan nuestros ecosistemas y nuestra tierra como si fuese de ellos, ¿ dejarían hacer eso a una empresa peruana en su país? la respuesta es obvia, NO. si hablamos de doble moral habría que criticar el hecho de que muchos candidatos de derecha, y muy demócratas ellos, dicen "voto seguro", el hecho de permitirles continúen enriqueciéndose a costa del bolsillo de los mas pobres, una de las perlas de las muchas que tienen estos pseudodemocratas.En fin, creo que la critica se hace mas productiva cuando se analiza los defectos y las virtudes no solamente de una forma de gobierno o ideología, sino de todas las que existan; de esa manera quizás se proponga algún día una forma de gobierno adecuada al contexto de nuestro país, quizás con las virtudes de todas estas ideologías, y evitando al máximo sus defectos. Ojala pronto se innoven las ideologías políticas, que por decirlo de alguna forma: "Parece una Ciencia definitiva en nuestro país,ya que no se ven ningún tipo de avance en esta materia". saludos y gracias por el espacio.

  • Renan Flores dice:

    Me parece una perdida de tiempo hablar de las ongs si hacen esto o lo otro, lo importante es alzar la voz para que el ESTADO PERUANO cumpla su rol establecido por la constitución y las leyes, he escuchado ministros del interior chillando en defensa de la bandera, los valores pero son los primeros en lucrar con las licitaciones y NINGUNO ha hecho nada por darles una pensión digna, servicio médico a los retirados, veteranos, todos hablan y se autoproclaman los defensores del Ejercito pero bien facil es atacar a ongs tan inutil me parece esta actitud ideologica de gente que yo sospecho es una cortina de humo para olvidar lo importante, reorganizar el ejercito con sueldos justos, equipo moderno, profesionalizacion, seguro medico real y efectivo.Totalmente de acuerdo con el comentario del Crl. Farfán. saludos

  • Guido Farfan Valdivi dice:

    EL PODER NACE DEL PUEBLO

    El pueblo siempre ha estado gobernado por las clases elitistas excluyendo al pueblo respecto a las posiciones de privilegio y poder, favoreciendo cada vez el surgimiento de nuevas elites, influyendo finalmente en una sociedad por sus cualidades exclusivas o cargos que ocupan. El pueblo no se da cuenta que el poder y la fuerza reside en el pueblo mismo, pese a que nunca ha estado representado por sí mismo, porque siempre fue representado tramposamente por otros, el pueblo cada cinco años, entrega esa fuerza y ese poder en la persona, en quien confió su voto, quienes en la mayoría de los casos, olvidaron su compromiso para con su pueblo.

    El pueblo no necesita de las clases elitistas para su gobierno, puede gobernarse a sí mismo, eligiendo a sus autoridades que nacen en el pueblo y representen a él y sin discriminaciones, de lo contrario sería una forma de discriminación sumamente dañina ya que favorecería la endogamia e impediría la evolución o mejoras en sectores de la sociedad que no son élite.

    La fuerza y el poder es el pueblo, son ustedes, todos nosotros y la futura generación, que no volveremos a aceptar a las clases elitistas que nos impongan sus ambiciones, que nos arrastren al servilismo más cobarde e inhumano, a la depredación del territorio y que nunca aceptaremos que la miseria y la corrupción sean parte de una crónica realidad.

    En estas elecciones un voto por la dignidad demanda de todo nuestro compromiso de superación y crecimiento integral, muchas veces exige dolorosos sacrificios, entrega total, pero significa el cambio, por que no habrá cambio sin auténticos políticos que amen al país, armados de ideas en favor del pueblo que los eligió, su espíritu está en la razón y la dignidad de todos. Solo la actitud perenne de amor al Perú la ira enriqueciendo. La entrega total al Perú de un autentico patriota hace el cambio.

    Hoy cuando existe tanta felonía de un Estado corrupto al servicio de intereses mezquinos, donde pone el dinero para comprar conciencias y adormecer voluntades, estamos en el momento en que los candidatos se humillan, piden perdón y se arrepienten, ofrecen el oro y el moro; así mismo cuando tanto trepon busca las caricias, los guiños, las palmaditas en la espalda y los mimos de las clases elitistas, alertando a la juventud de que no siga el camino hacia la justicia social, Nosotros el pueblo digno debemos decidir, a fin de que triunfe la lealtad, honestidad y la decencia..

    GUIDO FARFAN VALDIVIA

    Crl. (R) EP

    DNI: 00827494

    Secr. Nacional de Organización

    Partido de Reivindicacion Pensionaria

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *