Cuidado con los gobiernos que proponen el “paradigma de la reconstrucción nacional”

Por favor, no pequemos de confiados con estas elecciones presidenciales 2011, y sobretodo, en el momento que inicie el nuevo gobierno del Perú.

Madrid 05-04-11

El 5 de abril de 1992 el entonces presidente de la república del Perú, ingeniero Alberto Fujimori (elegido en 1990 y hoy condenado a prisión), efectuó un golpe de estado con el pretexto de instalar un “gobierno de emergencia y reconstrucción nacional”, ese mismo día, a las 10:00 p.m. de la noche, disolvió el Congreso de la República, el Consejo Nacional de la Magistratura, la Contraloría General y el Tribunal de Garantías Constitucionales. Todo esas acciones, bajo un supuesto apoyo popular y bajo la complicidad de los medios de comunicación televisivos, que sospechosamente, decidieron no transmitir en vivo las escenas del abuso y arresto que las Fuerzas Armadas infringían a los representantes de las diferentes instituciones democráticas. Era el comienzo de una dictadura en el Perú.

Desde esa fecha han pasado 19 años, y en todo ese tiempo, que incluye el fin de la dictadura en el 2000, el gobierno de transición democrática de Valentín Paniagua 2000-2001, el regreso de la democracia con el gobierno de Alejandro Toledo 2001-2006, y la continuación democrática con el gobierno de Alan García desde el 2006 hasta el presente año, paulatinamente hemos recuperado nuestras instituciones democráticas y hemos experimentado un crecimiento económico que es muy bien visto por los países del mundo.

Sin embargo, nada nos asegura que un nuevo gobierno vuelva a efectuar una violación de nuestras instituciones sociales, y sostengo eso, por las siguientes razones: 1. Porque siempre existe el riesgo que los individuos que ostentan el poder político se perviertan o abusen del mismo 2.Por que solamente han pasado 10 años desde que hemos dejado la dictadura, y todavía nuestras instituciones sociales no están consolidadas, es decir, hay un riesgo latente de dictadura.

En consecuencia, luego de revisar los antecedente sobre la violación de nuestras instituciones en el año 1992 y el comienzo de la dictadura que se prolongo hasta el año 2000, creo que tenemos la responsabilidad y el deber de reflexionar sobre la confianza que vamos a dar al futuro presidente del Perú, ya que nuestro deber como ciudadanos no solo termina en las elecciones presidenciales que efectuaremos el presente año, sino todo lo contrario, es a partir de ahí donde comienza nuestro papel de ciudadanos vigilantes y críticos para evitar y denunciar cualquier tipo de abuso de poder que el nuevo gobierno quiera realizar en nombre del “Paradigma de la reconstrucción nacional”, es decir, los ciudadanos peruanos debemos tener en claro que por encima del Presidente de la República están las instituciones sociales, basadas en principios y leyes que nos proporcionan un marco de seguridad para vivir en sociedad.

En ese sentido, no debemos olvidar que las instituciones sociales son ese marco de derechos que limitan el abuso del poder de los gobernantes y aseguran las libertades de los individuos, por esa razón, en el momento en que un nuevo presidente y su gobierno manifiesten que es necesario impulsar “una reconstrucción nacional” debemos activar nuestras sospecha, ya que es posible que se esté iniciando una potencial violación de nuestras instituciones sociales, quizá no se aplique la estrategia del año 1992, pero eso no garantiza que se ponga en marcha una nueva estrategia más sutil, que sin dudarlo, desembocará en una destrucción del sistema democrático y en el inicio de una nueva dictadura.

Por favor, no pequemos de confiados con estas elecciones presidenciales 2011, y sobretodo, en el momento que inicie el nuevo gobierno del Perú. Seguir viviendo en un ambiente democrático y libre solo dependerá de nosotros.

(4)

Edwin Zarco

Edwin Zarco

Mi nombre es Edwin Zarco tengo 30 años, nací en Lima Perú, soy Sociologo y Master en Economía de la Escuela Austriaca en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *