Sobre Vargas Llosa y la civilización del espectáculo

En La Civilización del Espectáculo (Alfaguara, 2012), el nobel de literatura 2010 D. Mario Vargas Llosa lanza un quejido con resonancias en los ámbitos más diversos: estética, religión, educación, periodismo, política, tecnología… El ensayo ofrece vertientes amplias para una reflexión.

En La Civilización del Espectáculo (Alfaguara, 2012), el nobel de literatura 2010 D. Mario Vargas Llosa lanza un quejido con resonancias en los ámbitos más diversos: estética, religión, educación, periodismo, política, tecnología… El ensayo ofrece vertientes amplias para una reflexión. En este comentario haré una reflexión sobre varios puntos del texto, cuestionaré argumentos y, por sobre todo, procuraré cooperar siquiera modestamente en dar a este texto la discusión interminable que merece, puesto que seguro será recordado en el futuro como testimonio sobre una era convulsa.

Lo primero que hago es olvidarme que el ensayo lo hizo Vargas Llosa. He de decir que este es el escritor que más me ha impresionado entre los novelistas y críticos literarios contemporáneos, que su figura siempre me es un referente vital y le admiro. Consigo dejar eso de lado y también anhelaría que el lector haga ese ejercicio. Vargas Llosa, al margen de gustos literarios, ha tenido una desgraciada idea: involucrarse en política peruana activamente. Fue candidato presidencial y recientemente apoyó a Ollanta Humala, quien tenía el antecedente de participar en golpes militares; el antagonista recurrente de Vargas Llosa en toda esta historia ha sido Alberto Fujimori (nacido en 1938). Es indispensable olvidar todo esto para discutir este ensayo fundamental. Nunca, jamás, ha de confundirse la obra artística e intelectual de un autor con su biografía. Para mí, Vargas Llosa es sólido en ámbito estético y moral, es más, creo que su vida es de esas pocas que merece vivirse tal cual ha sido y hasta emularse. Mas dejo toda esa consideración y polémica de lado. Sobre este ensayo opinaré como si lo hubiese escrito cualquier ciudadano.

Descargar aquí

(121)

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *