Diez consejos para la autocrítica del Liberal Peruano

Lo más peligroso de ese accionar antidesarrollo, radica en que estos grupos de izquierda extrema viene actuando con una velocidad increíble, las 24 horas del día y con el financiamiento de esos gobiernos impulsores del socialismo del siglo XXI.

El viernes 20 de julio del presente año en compañía de otros amigos liberales, tuve la oportunidad de participar en la IV sesión del círculo de estudio “Ludwig von Mises”, espacio impulsado por el Instituto Político para la Libertad para fomentar la discusión y el debate sobre temas relevantes de nuestra actualidad.

En esta cuarta sesión, se contó con la presencia de la reconocida periodista Cecilia Valenzuela, quién nos hablo sobre “La realidad nacional y la mentalidad antidesarrollo”, que a mi consideración, fue una exposición aleccionadora, motivadora, y de alerta sobre las acciones que vienen desarrollando esos grupos de izquierda extrema, que bajo el propósito y objetivo de recobrar el poder político, están impulsando acciones conflictivas y desestabilizadoras, encubiertas en la supuesta defensa del medio ambiente y la justicia social.

Lo más peligroso de ese accionar antidesarrollo, radica en que estos grupos de izquierda extrema viene actuando con una velocidad increíble, las 24 horas del día y con el financiamiento de esos gobiernos impulsores del socialismo del siglo XXI.

Estos grupos están difundiendo un mensaje político preñado de odio, socialismo y terrorismo, un mensaje que está reingresando en las bases sociales, en las universidades y en otras organizaciones de todo el Perú. Lo más peligroso de todo, es que esta ideología política antidesarrollo, tiene como único objetivo la destrucción del actual modelo económico, es decir, buscan hacernos retroceder a ese estado de pobreza, terrorismo y subdesarrollo que tanto daño nos ha hecho.

Frente a esta realidad, el liberal peruano que cree en la libertad económica y política, que cree en el capitalismo como el sistema que trae prosperidad a los pueblos, que cree en la propiedad privada y en la defensa del estado de derecho, tiene el deber y la obligación de enfrentar sin miedo a estos grupos antidesarrollo. Por esa razón, el día de la exposición de Cecilia Valenzuela, no perdí la oportunidad de pedirle, que en base a su experiencia y conocimiento del sistema político peruano, nos haga una crítica sincera sobre la actitud de los liberales peruanos. Al respecto, Cecilia Valenzuela nos dio un conjunto de sugerencias, que he tenido a bien analizar y sintetizarlas en 10 consejos que me han servido para hace una reflexión y que espero les sirva a ustedes para continuar en el camino de la libertad. Los consejos son los siguientes:

1. Debemos ser más generosos entre los mismos liberales: Hay mucha verdad en este punto, es decir, no es novedad que nos cuesta trabajar en conjunto o ceder frente a nuestras posiciones internas. Creo que la clave está en aceptarnos y ayudarnos mutuamente. Porqué solo de la reciprocidad y colaboración interna podremos tener un mayor impacto externo.

2. En algún momento debemos ceder ante nuestro marcado individualismo: Nuestra propia formación nos convierte en individualistas ó en empresarios de nuestro propio destino, pero no cabe duda, que a pesar de esa realidad, tenemos un objetivo común: La Defensa de la Libertad. En ese sentido, apliquemos la división del trabajo en nosotros mismo, es decir, cada uno puede armar una pieza que en conjunto formará un proyecto mayor ó un resultado más eficiente y contundente.

3. Trabajar en la formulación de un liberalismo Peruano: Muchos de nosotros tenemos un buen arsenal teórico: Las ideas de la Escuela Austriaca de Economía, La escuela de Chicago, la escuela de Elección Pública y el Objetivismo de Ayn Rand, entre otros. Solo nos queda usar nuestro pensamiento y estudiar la realidad peruana, analizar la problemática de nuestro país y elaborar propuesta acordes con nuestro sistema político, económico institucional y cultural. Es decir, debemos de ir más allá de lo que los clásicos nos dejaron.

4. Demostrar el amor nuestra patria: Por mucho tiempo nuestro país estuvo hundido en una política socialista que a finales de los años 80 nos entregó a un país devastado y destrozado. Sin embargo, 20 años después y por primera vez en nuestra historia, tenemos signos de prosperidad y desarrollo. Las nuevas generaciones viven en un país mucho mejor, donde varios peruanos que migraron al exterior regresan a nuestra patria con las ganas de sacar adelante proyectos empresariales. Por esas razones, si amamos a nuestra Patria debemos seguir defendiendo esa libertad económica y política que nos traerá una mayor prosperidad.

5. Reunirnos cada vez más: Cada uno de nosotros tiene la capacidad de replicar las ideas de la libertad de la manera que mejor se amolde a nuestras propias circunstancia, en ese sentido, no debemos detenernos en la difusión de nuestras ideas, es decir, debemos crear e impulsar núcleos de reunión, conferencias, grupos de estudios, debates, exposiciones, lecturas y todo lo que se nos pueda ocurrir para encontrarnos y aprender de nuestra propias experiencias.

6. Ser perseverantes y no volver a diluirnos: En 1989 un líder nos agrupo a todos, estoy hablando de la campaña de Mario Vargas Llosa, quizá ese fue el momento donde todos los librepensadores trabajaron de la mano para sacar adelante una propuesta liberal política, que a pesar que no ganó en las urnas, influyó decisivamente en el desarrollo del Perú. Sin embargo, luego de la derrota de Mario Vargas Llosa en las elecciones del 1990, todos los liberales se diluyeron, se separaron y mostramos una frágil perseverancia. A pesar de esa situación, creo que en el actual contexto debemos recobrar esa motivación que una vez nos unió y que hoy en día debe expresar una mayor constancia en la defensa de la libertad.

7. Mostrar una mayor acción: Actualmente el pensamiento antidesarrollo está avanzando a pasos agigantados, ingresando en las universidades, en la prensa local, en las organizaciones de base, entre otros. En ese sentido, los liberales debemos afrontar ese avance mediante la ACCIÓN, es decir, crear cátedras de pensamiento liberal, ingresar en el debate público, escribir cada vez más en la prensa, hacer carrera política, influir en las políticas públicas, ingresar en las organizaciones de base, en conclusión, mostrar signos de acción, porqué en un País como el Perú, los defensores de la libertad estamos obligados a hacer política, si no queremos que nuevamente nuestro Perú recaiga en la pobreza y el subdesarrollo.

8. Tener coraje: No debemos tener miedo al defender la libertad, no debemos claudicar si nos sentimos estigmatizados por promover el capitalismo o la economía de mercado, es decir, si nosotros mismos no confiamos en nuestras ideas y principios, reflejaremos dudas y fragilidad en nuestras propuestas. Es seguro que nuestras ideas chocarán en el común del pensamiento peruano, pero si no hacemos expresa nuestra posición, nadie lo hará por nosotros.

9. Organizarnos en base a nuestras diferencias: Es verdad que existen diferencias metodológicas entre nosotros, sin embargo, estoy seguro que coincidimos y creemos en la libertad y la responsabilidad individual, en la importancia de la tolerancia, en la propiedad privada, en la convivencia de un estado de derecho, en el mercado, en la supremacía de una sociedad civil, en la democracia representativa y en un gobierno limitado. En ese sentido, motivémonos por estos objetivos comunes y aprovechemos nuestras diferencias para impulsar un trabajo reciproco que alcancen logros sólidos y contundentes

10. Conocer y respetar al enemigo: Finalmente, no debemos perder de vista y ser consientes que estamos frente a grupos antidesarrollo muy bien organizados y que viene utilizando de la mejor manera sus técnicas de difusión ideológica y política. Respetemos sus ventajas, analicemos su pensamiento teórico y su accionar práctico, y a partir de eso, simplemente pongámonos en ACCIÓN.

(31)

Edwin Zarco

Edwin Zarco

Mi nombre es Edwin Zarco tengo 30 años, nací en Lima Perú, soy Sociologo y Master en Economía de la Escuela Austriaca en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Loading Facebook Comments ...

One comment

  • Rex dice:

    Interesante artículo. Me parece que muchas veces las voces más mediáticas del liberalismo tienen una postura no propositiva sino opositora. Se hunden en "guerritas verbales" con los izquierdistas que a nada conducen, y no hablo de debate académico sino de pataletas "anti" como si aún viviéramos en la guerra fría.

    Hay que mucho, muchísimo que hacer, trabajar en serio si realmente se desea que el pensamiento liberal llegue a más personas.

    Saludos

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *