Gérard Depardieu

El mercado se maneja con acuerdos voluntarios entre las partes, satisfaciendo las necesidades de todos, vía precios que son los que dirigen las inversiones y dirimen las diferencias (los potenciales conflictos). Mientras que el Estado es la imposición coactiva -vía monopolio de la violencia- que, como toda violencia, termina destruyendo los recursos sociales porque -además del despilfarro en burocracia- deriva los gastos en función política ignorando la eficiencia que define el mercado.

El actor Gérard Depardieu, que devolvió su pasaporte francés y solicitó el belga luego de ser acusado de mezquino por mudarse al pueblo de Nechin, en Bélgica, a un par de kilómetros de la frontera con Francia, para beneficiarse de las ventajas impositivas, aseguró que ha “pagado €145 millones en impuestos en 45 años… yo no he matado a nadie”.

El devolver su pasaporte, también entregó la tarjeta de su seguro social, “Nunca me ha servido”, aclaró. Pero la verdad es que, mezquino no es el que no paga impuestos, mezquino e inmoral es el que los manda a cobrar por la fuerza.

El impuesto es dinero retirado del mercado -de las personas- para que, supuestamente, el gobierno pueda hacer aquello que los particulares no harían. Cosas como asistencia social, seguridad, educación, etc. Pero la realidad lo desmiente.

Por caso, luego de los huracanes Katrina, Rita y Wilma, las donaciones privadas de los estadounidenses llegaron a $6,470 millones demostrando que el asistencialismo privado supera a las ayudas estatales.

Cáritas española es famosa por los problemas sociales que atiende. En cuanto a seguridad, es obvio que las personas la requieren y por ello existen agencias privadas, que pueden contratar, y que son más eficientes y económicas que las estatales que se pagan más caras (por la vía impositiva). La educación privada es superior: en Buenos Aires, por caso, las escuelas no gubernamentales contienen al 65 por ciento de los alumnos

Además, los impuestos son injustos porque a mayor capacidad económica de una persona, más los traslada hacia abajo: los empresarios bajan salarios, suben precios, etc. En definitiva, las cargas fiscales son fondos coactivamente retirados por el gobierno (mayormente de los pobres) y utilizados en lo que el mercado podría hacer por su cuenta, pero luego de derrochar buena parte en burocracia y corrupción que beneficia a los políticos y amigos. Dicho de otro modo, de no existir los impuestos, los pobres tendrían suficiente dinero para pagar mejores servicios que los que recibe del gobierno.

El mercado se maneja con acuerdos voluntarios entre las partes, satisfaciendo las necesidades de todos, vía precios que son los que dirigen las inversiones y dirimen las diferencias (los potenciales conflictos). Mientras que el Estado es la imposición coactiva -vía monopolio de la violencia- que, como toda violencia, termina destruyendo los recursos sociales porque -además del despilfarro en burocracia- deriva los gastos en función política ignorando la eficiencia que define el mercado.

En Europa, los países cuyos mercados están menos coaccionados por el gobierno tienen mejores rentas. Según Eurostat, el ingreso promedio de un luxemburgués representa 2.71 veces el promedio europeo. Para Austria, el índice es de 1.29; Suecia 1.27; Alemania 1.21; Italia 1 y, debajo de la media europea, España 0.98; Chipre 0.94; Portugal 0.77;

Grecia 0.79 y Bulgaria 0.46. Insisto, el mercado es el acuerdo pacífico entre las partes y el Estado es la imposición violenta. Así, los más estatistas son los más militarizados, como Corea o Cuba y como quedó claro en la Venezuela del comandante Chávez, en cuyas recientes elecciones, el oficialismo ganó en 20 estados, 11 de los cuales quedaron entre manos castrenses, compañeros de armas de Chávez y participantes del intento de golpe de Estado de 1992.

Fuente: Artículo Publicado originalmente en http://independent.typepad.com/

Link: http://independent.typepad.com/elindependent/2012/12/g%C3%A9rard-depardieu-.html

 

(0)

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *