Una pena inútil

No hay indemnización, ni indulto póstumo que reparen el error judicial cuando la pena ejecutada es la muerte. No hay forma de traer a la vida a Lenka Baker, una mujer ejecutada en Estados Unidos en 1945 y que recibió un indulto póstumo en el 2005; ni a Teng Xingshan, quien fue ejecutado por asesinato en China en 1989 y cuya supuesta víctima reapareció dieciséis años después.

No hay indemnización, ni indulto póstumo que reparen el error judicial cuando la pena ejecutada es la muerte. No hay forma de traer a la vida a Lenka Baker, una mujer ejecutada en Estados Unidos en 1945 y que recibió un indulto póstumo en el 2005; ni a Teng Xingshan, quien fue ejecutado por asesinato en China en 1989 y cuya supuesta víctima reapareció dieciséis años después.

Los países que instituyen la pena de muerte lo hacen sobre la convicción de que tal condena disuade la realización de más delitos y por tanto evita que haya más víctimas. Desde este punto de vista, tal medida se nos presenta como útil y exitosa.

Sin embargo, su implementación legal fracasa cuando en la práctica no disuade porque tropieza con la ineficaz administración de justicia que da lugar a errores judiciales como son los casos de inocentes ejecutados.

En el Perú se quiere instaurar la pena de muerte para los violadores de niños menores de 7 años, y resulta que la administración de justicia en este país soporta lastres como corrupción, lentitud, parcialidad, y los errores judiciales son el día a día de muchos peruanos. Vayamos pensando cómo haremos cuándo comiencen a registrarse injusticias y faltas al debido proceso para los ejecutados a muerte,

Es importante tener presente que cuando la administración de justicia es deficiente se convierte en una ventaja para el delincuente, quien no evalúa la gravedad de la pena cuando tiene la posibilidad de evadir la justicia.

Por tanto, la pena de muerte por si misma no disuade sino que es preciso que exista una administración de justicia capaz de imponer penas efectivas y que preste las garantías que eviten los errores judiciales, algo que lamentablemente el Perú no ha conseguido. ¿Qué nos hace pensar que el mismo poder judicial incapaz de hacer efectivas las penas actualmente vigentes para el delito de violación de menores, será capaz de hacer efectiva la pena de muerte?

La implementación de la pena de muerte, en un escenario como el nuestro, no tendría utilidad, al contrario, representaría un riesgo para la seguridad jurídica, por lo que no hay fundamento válido que permita defenderla cuando el único motivo que queda en pie es la venganza.

(0)

Yesenia Alvarez

Yesenia Alvarez

Abogada de la Universidad de Piura, quien desde 1998 viene promoviendo la filosofía de la libertad mediante la dirección de proyectos de capacitación para jóvenes y programas de difusión de propuestas para consolidar la Democracia, el Estado de Derecho y el desarrollo de nuestro país.

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *