El poder por el poder

La municipalidad de Lima firmó hace tiempo un contrato con la empresa OAS otorgándole la prerrogativa de financiar las obras de mantenimiento de la vía con el cobro de los peajes. La empresa y la Municipalidad sostienen que el aumento, tocaba; pero ¿Por qué imponerlo en un día tan poco oportuno, sin prever las condiciones y las circunstancias? ¿Por qué no pensaron primero en los usuarios?

El sábado 5 de octubre, sobre la vía Evitamiento, al Este de la inmensa ciudad de Lima, se replicó el infierno. Era el inicio de un feriado largo, y miles de automóviles particulares, que usualmente no toman esa vía de carga pesada, la tomaron para alcanzar la Carretera Central. La procesión del Señor de los Milagros inició esa mañana sus recorridos de octubre, por lo que todas las salidas de la vía Evitamiento a la altura de la Lima antigua estaban, simplemente, atoradas.

Estuve, personalmente, atrapada en esa telaraña de vehículos, de todos los tamaños, conducidos por personas iracundas y ofendidas. Ese mismo día, en medio del caos, el ruido y el embotellamiento, los cobradores anunciaban, a cada uno de los usuarios, que la tarifa se había incrementado en un 33%. Como usted comprenderá ¡Nadie quería pagar!

Kilómetros de desorden y ni un solo policía, ni en el peaje ni en las salidas. A la altura de Acho, en el sentido sur a norte, todo un carril ocupado con volquetes de carga estacionados, con material para la obra Vía Parque Rímac.

La municipalidad de Lima firmó hace tiempo un contrato con la empresa OAS otorgándole la prerrogativa de financiar las obras de mantenimiento de la vía con el cobro de los peajes. La empresa y la Municipalidad sostienen que el aumento, tocaba; pero ¿Por qué imponerlo en un día tan poco oportuno, sin prever las condiciones y las circunstancias? ¿Por qué no pensaron primero en los usuarios?

Al día siguiente, por supuesto,  todo entró en cuestionamiento: la obra Vía Parque Rímac, el contrato, la eficiencia de la empresa, la legitimidad del incremento, la autoridad municipal. Al día siguiente, el Estado aparecía, otra vez,  debilitado ante los ojos de los ciudadanos.

Autoridades como las que tenemos debilitan las instituciones. Las que desgastan al Estado cuando le dicen al ciudadano que no piensan en él. Que no están en el poder para servirlo. Que llegaron al poder por el poder.

A nivel nacional el gobierno central proyecta lo mismo con el programa Qali Warma. El gobierno de Humala desactivó el Pronaa que, con sus defectos, se había consolidado a lo largo de tres gobiernos; había creado una burocracia propia y con enorme experiencia; y se lanzó a imponer otro sistema sin haber hecho los pilotos y las pruebas necesarias.

El Pronaa era la manera que había encontrado el Estado para llegar a los peruanos más pobres, en los pueblos más desolados. Era la única manera que tenía el Estado de llegar. Ahora, con Qaly Warma, el Estado llega pero para intoxicarlos; desgastando, incluso, el concepto de la inclusión social.

Los antiliberales no ven al ser humano, no entienden al individuo; ellos ven  la sociedad, identifican clases sociales, sectores, pero no se detienen en las personas ni en sus individualidades. Hablan de la pobreza, de la colectividad, de los grupos humanos ¡Una sarta de abstracciones! Nunca del ciudadano ni de sus necesidades individuales.

Las autoridades actuales son antiliberales, por eso son incapaces de servir al ciudadano, de ofrecerle un trato respetuoso. Su mentalidad les impide fijarse en los pequeños detalles.

LEYENDAS

LA COSTA VERDE ESTA VERDE

Pasó lo mismo hace un año con la obra de la Costa Verde. La alcaldesa decidió hacerla sin antes parchar y reforzar las pistas de San Miguel y Magdalena. Sin preguntarse si esas pistas aguantarían el tráfico que se desviaría hacia ellas.

LA OBRA POR LA OBRA

Al poco tiempo hubo que empezar a reparar las pistas. Los atolladeros son infames. No hay cómo medir la indignación de los vecinos;  menos la bronca que esta obra ha generado hacia las nuevas obras y hacia la autoridad.

Fuente: Publicado en El Comercio, por  Cecilia Valenzuela, el 09 de octubre de 2013

(47)

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *