El miedo del gobierno a las redes sociales

Las redes sociales son el punto de encuentro de millones en la política contemporánea. Son el escenario del debate más intenso y el espacio donde, por encima de cualquier diferencia, se respira libertad. La revolución en la era de Google y Facebook tiene en el ciberespacio el nuevo territorio para la disputa por el poder.

Las redes sociales son el punto de encuentro de millones en la política contemporánea. Son el escenario del debate más intenso y el espacio donde, por encima de cualquier diferencia, se respira libertad. La revolución en la era de Google y Facebook tiene en el ciberespacio el nuevo territorio para la disputa por el poder.

Así lo hemos visto en la “primavera árabe”, en el norte de áfrica, donde como naipes cayeron régimen dictatoriales, autoritarios y corruptos. Europa tuvo a los “Indignados” y Estados Unidos a los Occupy Wall Street”. América Latina no ha sido la excepción, allí están las movilizaciones multitudinarias en Argentina, Venezuela y Brasil. En todas, los jóvenes no estuvieron armados ni levantaron palos como antaño. Hoy la protesta se hace a través de Internet, usando smartphones y tablets; y en sólo minutos haciendo clic en sus celulares, los jóvenes viralizan sus pensamientos y las redes sociales actúan como catalizador.

En el Perú con 12 millones de peruanos conectados a Facebook, 1.5 a Twitter y 30 millones de celulares, la red social está activada y los ciudadanos lo han percibido. Saben que el poder para fiscalizar está en sus manos. Lo han ejercido enfrentándose al gobierno y al poder. Lo hicieron con el intento de compra de Repsol, la reelección conyugal, la ley del servicio militar obligatorio, la repartija, la ley del aporte obligatorio a las AFPs y en la movilización virtual contra las fotopapeletas. Todas tuvieron en las redes sociales espacios donde la protesta se organizó y contuvo el despropósito de los políticos.

Pero además hay dos hechos que no debemos olvidar. Uno, ha sido el audio del ministro Cateriano (Pedroaudio) donde revela su genuflexión hacia Nadine; su “luz verde”. Otro, el audio del magistrado San Martín donde también está, qué casualidad, Cateriano y donde ambos hablan a la Jueza Rojjasi sobre el futuro fallo en el caso Chavín de Huantar. En ambos casos, también, las redes sociales jugaron un papel en la difusión ante la opinión pública. Estos dos hechos colmaron la paciencia.

Hoy el Ejecutivo y el Legislativo, ambos en caída libre en todas las encuestas -debido a sus despropósitos, inmoralidades y corrupción- se han escondido bajo esta ley ambigua para decir, en buena cuenta, si escribes o descubres algo que me molesta, te meto preso. La ley que esta semana promulgó Ollanta Humala revela un espíritu oscuro y el deseo de condicionar la libertad como ya lo hace con éxito China y Venezuela. 

Nadie está en favor del libertinaje, menos en Internet, pero no nos vengan con pretextos cuando lo que quieren es amenazarnos porque le temen a las redes sociales. Así de simple. Esa ley debe ser derogada y la libertad tiene que prevalecer. 

Fuente: Artículo publicado originalmente en http://www.expreso.com.pe/. Republicado con la autorización de su autor.

Link: http://www.expreso.com.pe/blog/semaforo-electronico-115

(1)

Alfonso Baella

Emprendedor con habilidad en innovación, en la construcción de estrategias de comunicación social y corporativa y en liderar proyectos de tecnología. En el área de comunicación corporativa, fue productor y director de TV y fundó en el 2001, Baella Consulting. Escritor. Autor del libro “Yo quiero ser Presidente” sobre la campaña de Obama en las redes sociales. El libro se editó también en Inglés y se vende en amazon.com Actualmente, participa en varios emprendimientos de tecnología y comunicaciones dentro y fuera del Perú.

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *