La Unión civil y sus beneficios económicos, por Pablo Sánchez

Desde el Instituto Político para la Libertad Perú (IPL Perú) respaldamos y felicitamos la columna del abogado, Pablo Sánchez, publicada en el diario Altavoz, en la que se resalta la importancia de promover la Unión Civil para personas del mismo sexo y las ventajas económicas que producirían estas uniones en la sociedad peruana. Sánchez destaca tres puntos relevantes, en relacionados a la acumulación de bienes en pareja, los gastos y ahorro dentro de una relación homosexual y la productividad empresarial. A continuación les compartimos su columna:

¿Por qué le seguimos diciendo que no a la Unión Civil? Imagínense todo lo que podríamos hacer con ese dinero.

Mucha tinta ha corrido desde el punto de vista moral. Nadie habla de las ventajas económicas de la unión civil. Van unas cuantas:

– Evita el enriquecimiento sin causa: La Unión Civil busca que los bienes adquiridos dentro de la pareja se repartan equitativamente en caso de separación. También pretende que dichos bienes se repartan, en caso de muerte, al compañero. No sólo pasa con las parejas heterosexuales, también las parejas homosexuales aman y crecen juntas. Es lógico que, si se separan, los bienes se repartan. A todos nos ofende saber que existen personas que le dedican toda su vida a otra y que luego terminan de patitas en la calle, sin nada a cambio. El objeto de la comunidad de gananciales es precisamente evitar este tipo de injustos provechos. Resulta que este tipo de injusticias también ocurre en las parejas homosexuales. La Unión Civil pretende evitarlo.

– Promueve el ahorro: Vivir en pareja absorbe una barbaridad de costos de transacción. Todos tenemos un primo abogado o médico de nuestra pareja que nos trabaja gratis o al menos con descuento. También es mucho más fácil mantener una casa o hacer un mercado entre dos. Como si de una oferta 2×1 se tratase, viviendo en pareja los gastos parecen con descuento. “Más barato por docena” decían las abuelitas. En pareja, gastamos menos y ahorramos más. Y todos sabemos que el ahorro, así sea tuyo o el del vecino, nos conviene a todos por igual. Pues bien, la Unión Civil promueve las parejas. Y las parejas, por su parte, promueven el ahorro nacional.

– Promueve la competencia empresarial: Gracias a los estudios del profesor Warner Wilson, desde 1967 sabemos que los individuos con pareja tienden a ser más felices que los solitarios. También sabemos que la felicidad promueve una mayor productividad. Trabajamos más y mejor cuanto estamos contentos. En pocas palabras: más parejas, mejores trabajadores. Eso se traduce también en empresas más competitivas. No importa si es heterosexual u homosexual, vivir en pareja es bueno para tus ascensos. 

No solo es teórico. En sólo un año, la unión civil y el matrimonio homosexual generaron más de 259 millones de dólares en el Estado de Nueva York. Entonces, ¿por qué le seguimos diciendo que no a la Unión Civil? Imagínense todo lo que podríamos hacer con ese dinero.

La columna origina se encuentra publicada en Altavoz en el siguiente link: http://bit.ly/2bhdeDY.

(1063)

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *