De Venezuela, sus valientes guerreros por la libertad

Es cierto. En Venezuela se observan las colas de personas por todos lados fuera de los supermercados, panaderías y otros centros de comercio con el fin de obtener un insumo subsidiado por el gobierno. Colas incluso en Chacao, que se le pudo llamar hace algunos años uno de los municipios más ricos del país. Los caraqueños tienen mucho cuidado al andar por la calle y hasta quizás suelen ser un poco paranoicos al ver a alguien motorizado que pueda ser un posible asaltante, muy natural cuando solo en la capital los medios de comunicación oficiales informan de casi 30 muertos durante el último fin de semana de julio. Sus miradas son de temor y de preocupación por la incertidumbre de qué pasará los próximos días y hasta de las próximas horas. Todo eso es verdad, pero también lo es la valentía y la fuerza de quienes luchan por el cambio y la libertad y que superan el miedo y la resignación a un gobierno que hace lo que quiere con su gente.

En Venezuela, muchos han tenido que marchar a otros países para continuar con sus planes de vida debido a la inseguridad, la ausencia de libertades y de las oportunidades laborales. Otros son obligados a abandonar a sus familiares, a destruir sus vínculos con los suyos, debido a una persecución política y refugiarse en otros países.

Pero aún hay quienes se han quedado y que en distintos escenarios intentan unir fuerzas para combatir la crisis y la dictadura chavista. Como el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice Libertad), que desde hace más de 30 años trabaja por una Venezuela libre y que hace posible la formación de niños, jóvenes y profesionales en los principios de la libertad. Como Rocío Guijarro, directora de esta institución, y su equipo que con valentía han continuado con su trabajo, tan acosado por el gobierno. Como los jóvenes del movimiento político liberal Vente Venezuela que acompañaron a la líder opositora María Corina Machado el pasado fin de semana en la Plaza Altamira en la reunión de los coordinadores de los 21 municipios del estado de Miranda. Ahí, en un espacio abierto y sin miedo a expresar lo que piensan, escuchaban, respaldaban y aplaudían a la política, y creían en sus palabras.

“Sé lo complicado que es hablar de optimismo y orgullo en un momento en el cual la devastación es total, no solo es material y económica. Tenemos claro que la más profunda ha sido en el plano ético y moral. En Vente lo repetimos, no creemos en el socialismo, creemos en el ser humano. No creemos que el mundo se divide en izquierda y derecha, sino en las ideas que funcionan y las que no funcionan. (…) Cuando enfrentamos una dictadura militarista y mafiosa, no solo es un derecho, es un deber hacer que se termine lo antes que podamos”.

Sin duda, apasionada toda esta gente que cree en el cambio y que sabe que tiene el deber de llevarlo a cabo. Es difícil conocer a personas que encontrándose en las situaciones más complicadas han mantenido sus ideales y no se doblegan. Líderes y personas de a pie que tienen que preocuparse por lo que llevarán a casa a comer o si podrán llevar algo, que están cansados de enterarse de que algún familiar, amigo o conocido murió accidentalmente en una balacera entre la polícia y las pandillas.

No solo soprenden personalidades como María Corina Machado por su fortaleza y la facilidad con la que no duda en llamar organización criminal al gobierno de Maduro, en decir que se trata de una dictadura militarista y mafiosa; sino todas aquellos héroes anónimos que respaldan iniciativas como la revocatoria.

Sí. Cuando se conoce Venezuela hoy es imposible ignorar la crisis, la violencia, las colas, pero es más difícil no sorprenderse de sus valientes guerreros por la libertad.

Los países y los pueblos hermanos de Venezuela deberían ser más conscientes de esta lucha y de estas personas. No podemos dejar pasar más tiempo. Porque, como dijo María Corina Machado el último sábado, cada día que pasa, la permanencia de Maduro en el poder no se cuenta en horas sino en muertos. “En nuestros muertos”.

 

(205)

Diego Ato

Egresado de Comunicación por la Universidad de Piura. Actualmente, se desempeña como coordinador de proyectos de investigación y capacitación en el Instituto Político para la Libertad Perú (IPL-Perú).

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *