Participación juvenil ciudadana: Alas de Libertad

Por Bárbara Contreras

En los últimos años, la participación ciudadana ha tambaleado entre la actividad y la pasividad. Esto se debe, en gran parte, a la corrupción de los Gobiernos, a la impunidad ante los delitos, a la falta de oportunidades y a la desinformación sobre los procedimientos electorales. La fe en el Gobierno cae, inevitablemente, hasta el punto en que los jóvenes prefieren no involucrarse. Esto se da porque se cree que el Estado debe proveerlo todo. Por lo tanto, erróneamente se llega a la siguiente conclusión: si el Estado no cambia, nada en el entorno social lo hará.

Sin embargo, el cambio está inminentemente en nuestras manos. Cada día, los jóvenes vemos las injusticias cometidas en contra de la libertad e incluso en nombre de ella. Además, vemos que tenemos sed de lograr metas comunes y realistas, forjando mentes críticas pero tolerantes y reforzando siempre el Estado de derecho, de modo que se limiten las acciones negativas en la toma de decisiones.

Como mexicana, no dejo de indignarme por los hechos diarios que afectan a los ciudadanos. Destacan la inseguridad, la pobreza, el analfabetismo, la discriminación y la avaricia de poder de personajes corruptos a quienes, como bien dicen en mi lugar natal, “los cerros no dejan ver más allá”. Por todo ello, es necesario que nosotros nos demos cuenta de que esta es una problemática que aqueja a toda América Latina.

En noviembre del 2017, tuve la oportunidad de participar en la UDL Bolivia, organizada por el Instituto Político para la Libertad (IPL). Este programa juvenil me permitió conocer el contexto social de Bolivia y de mis compañeros latinoamericanos que, como yo, se encuentran preocupados ante los problemas de índole social, económica y política que afectan a sus países y desde donde alzan su voz.

Así, pude darme cuenta que esta poca participación ciudadana es solucionable, puesto que los jóvenes nos encontramos en el continuo mejoramiento de nuestro entorno, alentando e inspirando a más personas a mejores en los ámbitos educativo, legislativo y promoviendo la igualdad de género. Si bien es cierto que hay mucho terreno por trabajar, somos cada vez más los jóvenes que nos pronunciamos a favor de una sociedad más justa y libre.

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *