La libertad siempre es victoriosa

Por Pedro Urruchurtu (Venezuela)

La libertad es siempre victoriosa. Si hay algo que me motiva a seguir luchando en Venezuela es saber que la libertad, sin importar cuánto tarde y cómo llegue, triunfa, porque es inherente a los seres humanos, porque es parte de nuestra dinámica como sociedad. Eso lo sé, no solo cuando veo que la propia región, en tiempos recientes, ha reencauzado su rumbo político en gran medida, después de la pesadilla del socialismo del siglo XXI; lo sé, cuando por cada control que impone el régimen, surge una nueva expresión de libertad, de intercambio y de desobediencia; y cuando cada quien busca burlar el control en su natural búsqueda de libertad individual; lo sé cuando cada preso político por pensar distinto, por alzar su voz, por publicar un mensaje que a la dictadura no le gusta, lejos de quebrarse, asume con más fuerza su lucha y no se calla, pese a las amenazas y a las torturas, lo sé cuando todos los venezolanos forzados a dejar su tierra por el medio que sea, incluso caminando, miran hacia atrás diciendo que volverán y que tan solo es un “mientras tanto”; lo sé cuando escucho a cada torturado, perseguido, exiliado, a cada venezolano cuyo derecho humano ha sido violado sistemáticamente, y pese a ello, desde donde esté hace todo a su alcance para derrotar la tiranía y reconquistar la democracia y la libertad. Lo sé.

También lo sé porque la historia lo demuestra. Ninguno ha escapado de la implacable fuerza de la libertad. Es una fuerza que no se da por arte de magia, que nace de la resistencia de los ciudadanos, de los miedos convertidos en gallardía, del grito valiente que, aunque suene bajo, no deja retumbar en conciencias y en barrotes.

La libertad y sus conquistas, los valores democráticos y los derechos humanos de quienes convivimos como sociedad no son un premio; son luchas, muchas amargas y dolorosas que otros han dado para que las cuidemos; y si no las sabemos cuidar, otros las arrebatará con falsas banderas, por lo que se nos hará inevitable reconquistarlas, porque se trata de una labor diaria, de un sueño permanente y de una visión compartida.

Por cada kilómetro que recorro en Venezuela, por cada persona que conozco, por cada idea de libertad que transmito, sé que estamos en el terreno más fértil de todos, bajo el espíritu más aguerrido de todos, con la convicción más clara de todas, de que no hay otra opción, momento y circunstancia que esta, para ser libres nuevamente y para siempre. Nos tocó pagar el precio más caro, pero para no volver a pagarlo nunca más. La lección está aprendida y nuestro éxito está muy cerca. Lo sé, porque la libertad siempre -siempre- es victoriosa.

(13)

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *