UDL Ecuador: una experiencia de diálogo y reflexión para los jóvenes de Latinoamérica y el Caribe

Por Jessy Herrera (Perú)

Desde hace unos años me he sentido con el deseo de ser parte de iniciativas que promuevan el desarrollo de mi país. El porqué recae en la situación actual del Perú y  la conciencia que he ido tomando al verme más inmersa en el ámbito social y laboral.

La realidad peruana de los últimos cinco años se ha visto golpeada por la inestabilidad político- social. También por los problemas generados por el incorrecto manejo de la justicia y procedimientos constitucionales no respetados; acompañados de favores políticos y actos de corrupción en agravio al Estado donde incluso son responsables quienes conforman el Congreso de la República. A este problema se le suman los clásicos temas de la coyuntura peruana, como la pobreza, la informalidad, la cultura paternalista, la falta de oportunidades, etc. Esto me llevó a pensar que, a pesar del régimen ‘democrático’, la corrupción y malas estrategias de gobierno pueden llegar a oprimir y acortar derechos a las personas. ¿Cómo podría yo ayudar a cambiar esto? Era una pregunta que me surgía siempre y no sabía responderla.

Cierto día supe sobre la Universidad de la Libertad (UDL), un evento promovido por el Instituto Político para la Libertad (IPL), y enfocado en la libertad, la democracia y derechos humanos. Sin pensarlo dos veces postulé. Pensaba que aprender sobre estos temas era un primer paso. Llené el formulario y de pronto ya estaba haciendo mis trámites de viaje.

Asistí a su undécima edición, en Quito. Ahí me encontré con jóvenes muy comprometidos con su realidad, provenientes de países como Ecuador, Venezuela, Argentina, México, Haití y El Salvador. Cada uno tenía una idea, un proyecto o de algún modo estaba participando activamente para promover el cambio en su país.

El evento constó de diferentes ponencias y paneles, tratando los temas que nos reunían como ejes transversales para hablar de los diferentes ámbitos que subyacen en nuestro contexto. Entre las ponencias que más me marcaron estuvo el de enfoque de género y derechos de la mujer desde la defensa de la libertad, expuesto por María Cecilia Villegas y la ponencia sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela.

Creo que los deberes y derechos de mujeres y hombres en el marco de ciudadanía deben estar direccionados a la equidad entre ambos en sus distintos espacios de desarrollo. Por otro lado, no hay desarrollo sin libertad, y a conclusión, la mujer que no puede caminar sola por una acera sin sentirse insegura, está siendo obstaculizada en su derecho a desarrollarse como persona y ser social.

Es mejor mantenernos alerta de todo aquello que transgreda nuestros derechos fundamentales sobre todo en Latinoamérica donde, sin llegar a extremos, muchas medidas paternalistas dentro de estados democráticos han producido estancamientos en el crecimiento económico y el desarrollo social.

En general concordé con la mayoría de pensamientos vertidos en el evento. Me agradó el hecho de conocer diferentes perspectivas sobre temas comunes en América Latina, sobre todo de aquellos que, creía, solo afectaban a mi país. Considero que este tipo de iniciativas, como la UDL, incentiva el diálogo y promueve el juicio crítico a través de la confrontación de temas coyunturales en Latinoamérica.

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *