Los retos de los jóvenes frente a la crisis de las instituciones

Por Paulina Sánchez (Venezuela)

La crisis de las instituciones en América Latina deriva de la escasa descentralización presente en los sistemas presidencialistas, la falta de protección a la propiedad privada y de la supresión de las libertades individuales.

Los países latinoamericanos contenemos una historia común, la que en gran medida ha definido nuestras sociedades, ha orientado nuestras decisiones y ha determinado nuestro devenir político. Constantemente encontramos similitudes entre los países que fueron parte de la colonización española con respecto a su desarrollo, libertades y realidad política.

Durante el reinado de los Habsburgo españoles, en América Latina, se llevó a cabo una férrea política comercial entre las colonias y la metrópoli. Con la crisis de sucesión española, América Latina tuvo un espacio temporal de 10 años para ejercer el libre comercio, negocionando con el Reino de Inglaterra. Al establecerse el reinado de los Borbones en España, el control ejercido excedió al anterior.

Sin embargo, dicho control fomentó la aparición de movimientos independistas que, con las ideas revolucionarias gestadas en Europa y Norteamérica, fueron creciendo hasta resultar en la independencia de las colonias latinoamericanas. El mesianismo militar estuvo presente durante todo el proceso independentista dándole paso posteriormente a la figura del gendarme. Las sociedades latinoamericanas son el resultado de dicha historia.

El rol del ciudadano ha sido débil, en el ejercicio de la democracia. Dieron el poder a gobernantes populistas o a presidentes que han deteriorado las instituciones y socavaron la democracia escasamente construida en 200 años de historia republicana.

Sin embargo, las nuevas generaciones defienden el gobierno de la ley, luchan contra el populismo, ejercen la democracia representativa frente a la participativa, rechazan la corrupción frente a la transparencia de las instituciones, y defienden la libertad frente a la tiranía.

El llamado es que los jóvenes latinoamericanos continuemos construyendo un continente libre, próspero y transparente, con instituciones sólidas, y una democracia real. Es imperiosa la necesidad de restablecer el acuerdo de cumplimiento de deberes para la exigencia de derechos, la primacía del estado y el libre mercado.

En esta labor, el apoyo incesante de las organizaciones no gubernamentales y de las instituciones que trabajan en pro de la libertad es fundamental ya que mediante la formación de jóvenes logran multiplicar las ideas de la libertad y la democracia para la construcción de una región libre y democrática. Es por esta razón que el programa de la Universidad de la Libertad (UDL), ejerce una labor esencial en el cambio social y político latinoamericano.

Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *