placeholder

Cuando vayas a La Habana

El último número de la revista Foreign Policy destaca un debate sobre la situación de la isla cubana ante la inminente muerte del dictador Fidel Castro. La polémica, entre el socialista Ignacio Ramonet y el liberal Alberto Montaner, más que una pila de asombrosa información, es una manifestación de lo que todos ya sabemos: de Castro solo se polemiza apasionadamente. No se puede ser equilibrado. O se le abomina, o se le idolatra. Y debería ser así. A la libertad se le defiende o se le conspira. Los que optamos por lo primero solo podemos hacerlo con el apasionamiento con el que conspiran lo segundos.