Posts

La Ley de la consulta previa: ¿Un desafío a la democracia representativa?

La ley de consulta previa parece ser el punto de inflexión de un nuevo proceso de protestas sociales contra el sector extractivo que se inició con el nuevo siglo y que representa un desafío enorme no sólo al gobierno y a las empresas, sino sobre todo, al propio sistema de la democracia representativa.

En el artículo 6 se menciona que: “los pueblos indígenas u originarios participan en los procesos de consulta a través de sus instituciones y organizaciones representativas…” ¿Pero quién es el representante en nuestro actual sistema político? ¿Acaso no son los congresistas? ¿Son los dirigentes indígenas los legítimos representantes? ¿Quiénes son más representativos? ¿Los dirigentes de los pueblos indígenas u originarios y sus organizaciones? ¿O los parlamentarios y el Congreso de la República?

La palabra clave aquí es “representar”. ¿Qué es lo que representan los grupos sociales que se levantan contra el sector extractivo, como por ejemplo los anti mineros? ¿Representan intereses particulares o de toda la nación? Si los líderes –o cabecillas- de las protestas –o algaradas- que se vienen desarrollando en el país vienen motivados por intereses personalísimos, como por ejemplo, obtener presencia pública y política, entonces estamos de acuerdo en que representan intereses particulares. Pero si sus acciones son motivadas para defender los intereses de una junta de usuarios de agua o de una comunidad X ¿esto es representar los intereses de la nación en su conjunto?

En una democracia representativa, son las autoridades elegidas mediante elecciones las que toman la decisión, siendo el parlamento la institución por excelencia de este tipo de democracia porque: 1) son sus miembros los tenedores de la representación política y, 2) porque representa al conjunto de grupos de intereses y opinión que existe en una sociedad. Sin embargo, una vez que llegan al poder, la teoría de la democracia representativa dicta que los parlamentarios deben pensar en el bienestar general, y no en los intereses orgánicos o de grupo (entiéndase un segmento poblacional, una región, un grupo económico X, etcétera) al momento de tomar sus decisiones.

Representar políticamente es representar los intereses nacionales, generales; representar los intereses hace referencia a los intereses parciales, locales, particulares. Los parlamentarios deben decidir sopesando qué es lo mejor para la nación en su conjunto. Ellos, representan a la totalidad de la nación, no a un grupo específico dentro de ella. Son los representantes políticos. Por otro lado, los representantes de una junta de usuarios, de una comunidad, de una cuenca son representantes orgánicos, es decir representan intereses de un grupo dentro de una nación. ¿Qué intereses, finalmente, deben primar? ¿Los de la nación o los de un grupo dentro de ella? ¿Quién debe tomar la decisión final? ¿Los representantes elegidos en elecciones nacionales o aquellos elegidos por un grupo dentro de una sociedad mayor?

La ley fue aprobada por unanimidad en el Congreso de la República ¿Sabían nuestros parlamentarios que quizá se estaban despojando de su principal atributo, el de ser representantes políticos de la nación? ¿Que posiblemente habían iniciado el proceso de sustitución de la democracia representativa?

 [download id=”22″]

You may also like

More in:Posts